The requested block type of 'navigation' does not exist or is disabled.

The requested block type of 'sab-icons' does not exist or is disabled.

En la pobreza, pequeña minería de Zacatecas

NTRzacatecas.com

ALBERTO CHIU

Domingo 13 de marzo de 2011

 

El rescate de la pequeña minería zacatecana ha sido un proyecto largamente acariciado por cerca de 5 años, y todavía es momento que no se consolida. Mucho se ha dicho sobre la Planta de Beneficio de Mineral que, a instancia del gobierno estatal, se habría construido para apoyar a 27 pequeños mineros que, por ahora, no tienen dónde beneficiar el producto de sus empresas.

 

Sin embargo estos esfuerzos están detenidos, no sólo por algunas dificultades técnicas y administrativas –relativamente salvables–, sino que todo parece indicar que volverá a encontrar un atorón más, al momento en que se decida ponerla en funcionamiento.

 

Y es que a pesar de que la planta esté físicamente lista para empezar a triturar, muy probablemente los pequeños mineros no estén listos del todo para empezar a alimentarla con su producción, principalmente debido a falta de liquidez financiera para extraer el mineral, y a lo que representará en costo el trasladarla hasta aquí.

 

Para ello, habrán de recurrir, en la mayoría de los casos, a la búsqueda de financiamientos en instancias federales, a fin de solventar el compromiso que contraerían, de entregar la totalidad de su producción diaria para mantener la planta funcionando.

 

Antecedentes de un proyecto incompleto

 

La idea original era, por supuesto, constituir un cluster minero, un conjunto de entidades individuales que trabajaran en equipo para rescatar a los pequeños mineros del estado. Un total de 27 mineros organizados que generarían, una vez en operación, alrededor de 350 empleos directos, y beneficio indirecto para unos mil 750 más, en diversos municipios del estado.

 

El cluster estaría integrado por dos componentes fundamentales: por un lado, la planta de beneficio, y por otro, la empresa integradora de los pequeños mineros.

 

Para el primer componente, la planta, la historia inició oficialmente el 15 de diciembre de 2006, en un proyecto que tuvo un costo proyectado de 20 millones 817 mil 269 pesos, y que consistió en el desmantelamiento, traslado y rearmado de casi mil toneladas de peso en componentes, estructuras, molinos y más, además de la edificación de algunas otras instalaciones ya en Zacatecas.

 

Pero de acuerdo con el propio Juan de Dios Magallanes, Director de Minas en la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedezac), este componente ya está prácticamente listo para funcionar, a reserva de solventar un par de trámites.

 

Según el funcionario estatal, falta realizar un trámite ante la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para conectar la línea de conducción eléctrica. Falta que se concrete, ante Profepa, el cambio de uso de suelo y se autorice el manifiesto de impacto ambiental. Hasta el momento, la solicitud está entregada, y aunque no se ha rechazado el permiso, Magallanes reconoce que hay que hacer algunas aclaraciones ante la instancia federal, antes de su aprobación.

 

Siendo detalles mínimos los que se tienen que recomponer, asegura Magallanes, “la Sedezac buscaría conseguir una Licencia Condicionada para operar la planta, que permitiría poner la planta en funciones, mientras se solventan las observaciones que hay pendientes para los trámites detenidos temporalmente”.

 

Por el momento, la planta no puede recibir mineral para lo que se conoce como el stock pile o almacén de existencias, porque eso ya es considerado como parte de la operación de la misma.

 

En otros términos, la planta está lista. Será cuestión de semanas, tal vez, lo que tengamos que esperar para que se liberen estos “candados” administrativos. Pero…

 

Lista la planta… ¿y los mineros?

 

La planta instalada tiene capacidad para beneficiar hasta 500 toneladas diarias, y para poder operar adecuadamente, necesitaría tener en almacén (stock) entre 35 mil y 70 mil toneladas de material extraído.

 

Son 27 pequeños mineros los que, en este momento, podrían aportar su mineral para iniciar el beneficio, y hay unos cuantos que tienen capacidad de producción de 50 a 70 toneladas diarias, lo que significa que deberían entregar aproximadamente tres meses de su producción para completar el stock de la planta, y a partir de ahí seguir operando ya constantemente.

 

Son 27, los que están inscritos en la Integradora de Productores de Minerales del Estado y de los Pequeños Mineros; aunque el registro de pequeños mineros en el estado es de 110 empresas de este tipo.

 

Ahora bien, una vez arrancada la planta, su operación no se puede –o no se debe– detener, por lo que los pequeños mineros tendrán que comprometer sus cuotas de producción a fin de mantener el flujo constante de mineral para su beneficio.

 

Si llegara a detenerse la operación de la planta, a consecuencia de que falte mineral o que las pequeñas empresas mineras dejaran de alimentar este flujo y el almacén, implicaría que el costo de operación se dispare al momento de reiniciar operaciones, pues volver a “encender”  la operación puede llegar a costar más de un millón de pesos cada vez.

 

El problema no es el mercado, pues existe una demanda constante sobre todo tipo de minerales que se beneficiarán en esta planta. Incluso, se sabe que hace poco más de un mes estuvo en Zacatecas un grupo de inversionistas chinos y algunos otros españoles, interesados en comprar el producto una vez que entre en operación.

 

Además, en el proyecto original se contemplaba ya que Grupo Peñoles y Grupo México actuarían como empresas tractoras del mismo, en virtud de que absorberían el total de la producción de concentrados de la planta.

 

De manera que, paralelamente al arranque de operaciones, se deberá también esquematizar los contratos comerciales y las compras a futuro, a valores actuales y de futuro del mineral, y en eso también deberán participar los pequeños mineros, haciendo lo que podría llamarse “minería por contrato”, pactando la comercialización de minerales, tal vez desde antes de  extraerlos o beneficiarlos.

 

Y aquí es donde todo parece indicar que vendrá el siguiente ‘atorón’.

 

Los pequeños mineros de Zacatecas no se encuentran en las mejores condiciones de operación actualmente. Es necesario un esfuerzo para fortalecerlos técnica y financieramente, y para ello se necesitará la intervención de los organismos federales del sector minero, como el Fideicomiso del Fondo Minero (Fifomi), dependiente de la Secretaría de Economía.

 

Algunas de estas pequeñas empresas, han detenido sus operaciones de extracción desde hace ya algún tiempo, y necesitarán de mecanismos de financiamiento que les permitan, en un plazo muy corto, reiniciar sus trabajos.

 

Ello implica la contratación de mano de obra, transportación de materiales, adquisición de explosivos y otro tipo de insumos, para lo cual muchos necesitarán tener liquidez inmediata, si es que buscan cumplir con sus cuotas de mineral a entregar a la planta.

Y el otro asunto es la organización interna de su gremio. La empresa integradora, como tal, ha funcionado en términos de representación ante las instancias estatales y federales, pero todavía no funciona a cabalidad para promover la consecución de recursos a sus agremiados.

Como decíamos, son sólo 27 de 110 empresas extractivas pequeñas las que están contempladas para participar en el proyecto. ¿Y las demás?

El propio presidente de la integradora, el minero Salvador González García, ha asegurado que el gobierno estatal entregará la planta a los mineros para su operación, pero no es así como está contemplado el proyecto de cluster, lo que ya desde el año pasado causó algunas fricciones entre la anterior administración y los mineros.

Y faltaría aún por definir qué clase de órgano administraría la operación de la planta, quiénes lo conformarían, y el papel que jugarán los mineros en dicho órgano.

Pero para que lleguemos a esa discusión, todavía tenemos que esperar a que se solventen las observaciones de Profepa, o se emita una Licencia Condicionada para iniciar operaciones. Y aunque se emita, no podrá funcionar hasta que haya suficiente mineral en el stock… y así reiniciamos nuevamente este círculo sin fin aparente.

Oro y plata, bajo una tierra colorada

Sólo para dar contexto, hay que recordar que Zacatecas vive una situación privilegiada en términos de su riqueza mineral en el subsuelo; a una gran distancia de lo que sucede con la pequeña minería, hay en la actualidad 13 grandes minas en operación, además de otras concesiones mineras que están en constante exploración.

Algunas de las minas más grandes y productivas de México y el mundo están aquí, en suelo zacatecano.

Tal es el caso de Peñasquito (de la canadiense Goldcorp), un monstruo extractivo que produce 150 mil toneladas diarias de material, o como la mina de plata más rica del mundo, que es Fresnillo PLC (de Grupo Peñoles), o el proyecto Madero, que es la mina de Zinc más grande del país.

De igual manera, la posición geográfica de Zacatecas es también una ventaja pues todos los embarques de doré (mezcla de oro y plata) y de concentrados llegan pronto a puertos para ser exportados, principalmente, a Europa, China, Japón o Texas, ya sea por tierra o por mar.

http://ntrzacatecas.com/2011/03/13/en-la-pobreza-pequena-mineria-de-zacatecas-2/

Leave a reply

Suscríbete a la lista de información sobre minería:

¿Quieres recibir las notas de prensa e información sobre el tema de minería en México?
Escribe a: inforema.mexico@gmail.com y te daremos de alta en nuestra lista de información.

Creative Commos, 3.5 No derivadas. Red Mexicana de Afectados por la Minera. 2010-2013

contador de visitas