Latinoamérica – República Dominicana

 

Miércoles 28 de Septiembre de 2011 11:00

Los habitantes de la comunidad rural Mamá Tingó temen ser desplazados y que los ríos se vean afectados. Aunque los trabajos fueron paralizados por la oposición de la comunidad, sigue la preocupación por posible explotación de la loma Siete Picos. Allí la minera Ingeniería y Exploración S. A. (INEX) explora oro y otros metales.

Fuente: Diario Hoy

27/09/2011. Yamasá, Monte Plata. El temor y desasosiego se han apoderado de los habitantes de la comunidad rural Mamá Tingó, en Yamasá, Monte Plata, debido a las exploraciones mineras que se llevan a cabo desde hace tres meses en la loma Siete Picos en busca de oro, plata y cobre.

Los campesinos temen ser desplazados del lugar donde dicen quieren seguir viviendo, aunque sea en la pobreza. Pero la preocupación más seria de los residentes es que en esa loma nacen varios ríos como son el Guanuma, Ozama, Isabela, El Capá, Verde, Máyiga y otros que abastecen de agua no sólo a la provincia Monte Plata, sino a otras demarcaciones.

De acuerdo al registro de la Dirección de Minería, la loma Siete Picos está concesionada a la empresa Ingeniería y Exploraciones (INEX), la cual tiene derechos de investigación en 14 puntos del país y más de una docena de solicitudes en trámite.

Hasta el momento los exploradores ya han abierto varias trochas en plena loma Siete Picos.

Los comunitarios han realizado tres asambleas y acordaron mantener el rechazo a las exploraciones.

Debido a la oposición, el director de Minería, Octavio López, junto a representantes de la compañía exploradora, acudieron al lugar y afirmaron que las exploraciones serían suspendidas.

Sin embargo, luego del anuncio empleados de la empresa visitan la zona, tratando de convencer a campesinos para que apoyen el proyecto.

Malestar general. Hasta el momento casi nadie se manifiesta a favor de la exploración minera en Mamá Tingó porque sospechan que si se reporta que allí existe oro que se pueda explotar, la zona será totalmente devastada y ellos sacados de allí. Y es que los habitantes de Mamá Tingó viven y protegen con orgullo la loma Siete Picos porque conocen que allí nace su principal riqueza: el agua.

«El de Minería (López) vino y habló de las cosas buenas que nos van a pasar y que nos van a dar el cinco por ciento de la ganancia, pero aquí la gente no quiere ni el 100 por ciento porque el agua cuesta más que todo», expresó muy convencida la profesora Carlita Frías, quien se siente preocupada por una posible explotación y la contaminación en cadena que se generaría en comunidades cercanas a la loma.

Igual preocupación comparte los profesores Salustiana Mejía y Félix Rodríguez y agricultores como Brígido Muñoz, Pedro Liriano y Melvin Germán, quienes dicen solo les interesa vivir cosechando en sus tierras. «La gente cree que a veces el dinero es todo y no esa así», dice Muñoz, tras preguntarse ¿qué hace una gente con dinero y perder el alma?

Varios metales

En la loma de Siete Picos INEX explora para ver si halla oro, plata, cobre, plomo y zinc.

No notificaron

Pese a que la ley establece que las comunidades deben ser notificadas de las concesiones mineras en su territorio, los habitantes de Mamá Tingó no fueron avisados de las exploraciones.

Actividad minera

Monte Plata es una de las provincias más atractivas para la exploración minera. En la actualidad, de 44 concesiones en exploración de minerales metálicos, 12 están en esa provincia.

El funcionario habla de desinformación

El director de Minería, Octavio López, atribuyó la oposición a las exploraciones que se llevan a cabo en la loma Siete Picos en la comunidad de Mamá Tingó de Monte Plata, a que la población ha sido mal informada y ha habido politiquería de parte de sectores contrarios al Gobierno. Allí la minera Ingeniería y Exploración S. A. (INEX) explora oro y otros metales.

Dijo que las exploraciones estarán paralizadas hasta que haya entendimiento con la población, tras considerar que es un error que las comunidades no tengan la posibilidad de reconocer los recursos que tienen para planificar su desarrollo.

López estimó que al parecer la empresa Ingeniería y Exploración S. A. (INEX) descuidó el aspecto comunitario porque tenía un tiempo laborando allí, por lo que debió informarles sobre los trabajos.

El otro elemento que influyó para el rechazo de las exploraciones es la falta de de conocimiento y el fruto de una corriente de opinión en contra de la industria minera, pero sin asidero lógico ni fundamento científico.

Explicó que aunque en el caso de Siete Picos es una concesión que no tiene mucho tiempo de entregada, pero ya en la zona se ha explorado mucho porque tiene potencial para depósitos de minerales por su parecido geológico con la de Pueblo Viejo, en Cotuí y Cerro Maimón, en Monseñor Nouel. López señaló que no se contemplará la fuerza para que se siga la exploración.

Además, descartó que en caso de que haya una explotación de la loma se vayan a afectar las fuentes de agua, ya que con la tecnología que existen se puede evitar daños al medio ambiente.

López también criticó que los comunitarios basen su oposición a un deseo de proteger los ríos que nacen en la loma, cuando allí hay grandes niveles de reforestación. «Entonces enarbolan la defensa del medio ambiente y no miran a su alrededor de lo que es su propia intervención», dijo.

Confió en que los habitantes de Mamá Tingó entenderán que es conveniente para su desarrollo y del país los aportes de la industria minera.

Si afecta. De su lado el ambientalista Luis Carvajal retó a López a explicar como una posible explotación de esa loma no afectaría la producción de agua para el gran Santo Domingo.

Advirtió que la población no se quedará de brazos cruzados si se aprueba una intervención minera en la cabeza de la loma donde nacen varios ríos, uno de ellos el Ozama.

Carvajal instó a la clase política y a las diversas instituciones del sector agua a manifestar su posición frente a la iniciativa de explotar Siete Picos, que es una reserva hidrológica.

 

http://www.noalamina.org/mineria-latinoamerica/mineria-republica-dominicana/desinformados-no-se-dan-cuenta-que-pisan-oro