Bolivia, país de la plata

Oct 20, 2011

PLUS ULTRA


Por José Guillermo Tórrez G. O. – Columnista – 20/10/2011

Pocas veces en la historia los metales preciosos concitaron tanto la atención de la humanidad como ahora. Cuando uno habla de oro, pronto hablará de la plata. En Bolivia, la explotación de los diferentes yacimientos operada desde épocas remotas ha hecho de nuestros mineros de los Andes consumados mineros.

Al recordar que en esta tierra fue la plata la que dio su fama y su prestigio inigualable como productor de metales preciosos.

La plata es conocida desde tiempos inmemorables. 3.000 años antes de Jesucristo, la plata cumplía un rol importante y hay un país que siempre ha tenido un interés especial en este metal, España.

El comercio español de plata con los fenicios es conocido en la historia económica y la gran riqueza de plata de los romanos también tenía su origen en España. En Cartagena, España, en los tiempos de Aníbal, 40.000 esclavos debían producir 200 kilos de plata. Alejandro el Grande hizo explotar una mina de plata. En la literatura griega encontramos muy frecuentes referencias sobre la plata y los griegos que han dado nombre a tantas cosas son los que crearon la palabra “argyron”, lo brillante y claro y, de ahí los romanos nombraron el metal “argentum”.

Sugestivo es el hecho de que en el idioma español plata es equivalente de dinero. En 1492, los españoles descubrieron América. Desde esa época existen estadísticas sobre la producción de plata a escala mundial. En 1522 ya se transportaba plata desde México hacia la Madre Patria. En América del Norte, en Nevada, Utah, California, Arizona, Montana, Idaho, Nuevo México, Oregon y Washington se descubrieron importantes yacimientos donde se hicieron significativos avances sobre la metalurgia de este metal que posee propiedades realmente extraordinarias. El gran yacimiento del Cerro Rico de Potosí fue explotado sistemáticamente desde 1545.

Cuando Nueva York contaba con apenas 15.000 habitantes, vivían en Potosí un cuarto de millón de hombres y mujeres, una de las concentraciones humanas  más importantes del mundo. Opulenta y próspera. Potosí, con sus iglesias de alto valor arquitectónico, atraía a la gente de empresa y floreciendo aumentaba la cultura de su dilecta población. La fama de la Casa de Moneda llega hasta los últimos rincones del mundo. Potosí cobró importancia cuando en 1571 se introdujo el proceso de amalgamación.

La culta Charcas cambió de nombre para denominarse Ciudad de la Plata. El principal río, que desemboca en el Atlántico Sur, fue denominado Río de la Plata y por último, como si esto fuera poco, tal era la trascendencia de Potosí que se funda la República Argentina.

Entre 1493 y 1520, la producción anual de plata llega a 47 toneladas, entre 1581-1600 a 419 toneladas, entre 1681-1700 a 341, entre 1781-1800 a 800, entre 1841-1850 a 780 y en 1895 supera las 5.000. En 1938, la producción mundial alcanza a 8.000, y en 1954, a 5.700.

En 1571, Bolivia fue el principal productor de plata del mundo entero. Al volcar nuestra mirada a los tiempos orgullosos de la Villa Imperial, al pie del Cerro Rico, pensamos en una Bolivia que será próspera, El País de la Plata, con  el precio de este metal que ha sobrepasado los 40 dólares por onza troy.

El autor es ingeniero geólogo y administrador de empresas | jgtorrez@gmail.com

http://www.lostiempos.com/diario/opiniones/columnistas/20111020/bolivia-pais-de-la-plata_146221_302188.html