Por Gabriela Imaña – La Prensa – 20/11/2011

Héctor Córdova / presidente de la Comibol – Gabriela Imaña La Prensa

“Uno de los temas pendientes para nosotros es la industrialización del litio, pero las investigaciones ya se realizan y los avances son importantes”.

¿Cuál es la actual situación de la Comibol?

Comibol sufrió dos transformaciones muy fuertes desde 1985. La primera se produjo cuando se aplicó el ajuste estructural al modelo económico que la excluyó de la cadena productiva y la convirtió en una empresa en liquidación que traspasó sus activos, sus yacimientos, a privados. Esa transformación le costó mucho a la Corporación porque pasó de ser una empresa muy poderosa a ser nada.

Casi 25 años después, el nuevo Estado decide que otra vez Comibol participe en la producción, pero los muchos años en que estuvo en liquidación dejaron una huella profunda en la forma de ser de la Comibol.

¿Cómo afectó el cierre de la Comibol?

Debemos mencionar tres situaciones que parecen ser debilidades de la minería.

La primera es la referida a los recursos humanos; la segunda, a la tecnología, y la tercera, al capital económico.

¿Cuál de las tres debilidades afectó más?

El área de los recursos humanos tiene como consecuencia el cierre de la Comibol, porque al mismo tiempo que se cerró las universidades públicas dejaron de recibir estudiantes para las carreras de minas, metalurgia y geología.

En la tecnología, hasta producirse la reestructuración del modelo de ajuste estructural, el Estado tenía un instituto de investigaciones que era un referente en el ámbito nacional e internacional.

Este instituto realizó importantes investigaciones en el sector minero, pero por el cierre de las operaciones mineras aprobado por el Estado también cerró sus puertas y desde esa fecha no hemos generado tecnología ni conocimiento en el ámbito de la minería.

Pero otra situación delicada está referida al tema de los capitales, o sea la disponibilidad de recursos. Casi todos los proyectos que emprendió la Comibol los hizo con sus propios recursos, pues genera excedentes y, así, financia sus proyectos, pero para los grandes proyectos o para una actividad intensa resulta insuficiente su capital actual. En muchos casos, la Corporación debe recurrir a contratos de riesgo compartido y formar sociedades para captar recursos y tecnología. Eso también nos vuelve dependientes.

Hay que superar estas tres situaciones si queremos hablar se soberanía en el sector minero. El tema de recursos humanos exige alianzas con las universidades. Hemos hecho acercamientos con las universidades del Estado para analizar cómo podemos organizarnos. En el tema de la tecnología, Comibol empezó a rescatar sus centros de investigaciones hidrometalúrgicas.

¿Cuáles son los proyectos que la Corporación ejecuta en la actualidad?

Son varios los proyectos que Comibol comenzó a emprender desde hace algunos años. Mencionamos, por ejemplo, el tema de la planta hidrometalúrgica de Corocoro, la fundición de Telamayu, la Empresa Minera Huanuni, Karachipampa, la refinación de zinc, la empresa que aprovecha los recursos evaporíticos del litio, la Empresa Boliviana del Oro y otras más pequeñas como la planta mineralógica de Pulacayo. También se tienen los proyectos de Yarvicoya, Cobrizos y Catavi. Todos estos proyectos productivos requieren de un aparato que les dé respaldo.

¿Hay nuevos proyectos en curso?

En el tema de la tecnología, Comibol empezó a rescatar su centro de investigaciones en hidrometalurgia. Hace pocos días se  entabló contacto con una empresa estatal china que nos ofrece su colaboración para equipar este laboratorio y al mismo tiempo participar en la exploración de minerales del país.

Ésta es una buena cosa, éste es un buen avance, pero, obviamente, debemos estudiar la letra menuda para que podamos lanzarnos a la implementación del centro chino-boliviano de investigación geológica minera metalúrgica. Entonces, esto lo estamos analizando ahora y creo que nos puede dar una perspectiva interesante. Hay temas que analizamos continuamente, como la industrialización del indio, que tenemos presente en nuestros yacimientos y no sabemos aprovecharlo.

“La estatal minera debe hacerse cargo de varias áreas en el sector. Primero, en la exploración e identificación de buenos yacimientos y nuevas reservas mineralógicas”.

“Si no se realiza una exploración, se pone en riesgo el futuro. La generación de tecnología y conocimientos debe estar adaptada a la realidad y los suelos bolivianos”.

http://www.laprensa.com.bo/diario/actualidad/economia/20111121/%E2%80%9Cchina-apoya-a-comibol-en-la-investigacion-en_12554_20797.html