Según organizaciones sociales y sindicalistas, la empresa canadiense Osisko Mining Corp. tenía apuntados a quienes se oponían a un proyecto de megaminería.

LA RIOJA (DyN) — Organizaciones sociales de La Rioja y dirigentes sindicales denunciaron que representantes de la empresa minera canadiense Osisko Mining Corp. tenían en su poder una «lista negra» con datos de personas que participan de las asambleas que se oponen a la megaminería en la provincia.
Los manifestantes labraron un acta ante escribano público con una carpeta que hallaron el jueves en una hostería de Famatina y que habían olvidado directivos de la empresa que intentaron brindar una capacitación junto a la secretaria de Empleo, Silvia Amarfil, cuando dejaron la ciudad tras una protesta ecologista.
Ante el hallazgo de la carpeta con nombres, profesiones y supuestos intereses de «resarcimiento económico» de pobladores que rechazan la megaminería, los manifestantes reclamaron a los gobiernos nacional, provincial y la justicia que «pongan freno a los frecuentes actos de intimidación y persecución».

Preocupación y repudio.
El secretario de Derechos Humanos de CTERA y jefe de la CTA de La Rioja, Rogelio De Leonardi, expresó su «preocupación y repudio» por la confección del listado.
El dirigente reclamó «el cese de este accionar que nos remite a las épocas más oscuras de nuestro país y pedimos que actúe la justicia a los fines de encontrar y castigar a los culpables».
Dirigentes de las asambleas ciudadanas que rechazan el uso de químicos peligrosos en la minería local, dijeron que tras la protesta del jueves a la mañana cuando los empresarios de la compañía canadiense dejaron Famatina abandonaron una carpeta que contenía una «lista negra con datos de ciudadanos».
En esas listas, según corroboraron ante un escribano público, habían sido identificados «docentes que participan en las Asambleas Ciudadanas contra la minería contaminante» en varias localidades de la provincia.
La empresa Osisko firmó convenio con el gobierno riojano para explorar oro en parte del cordón del Famatina.
De Leonardi dijo que este «accionar mafioso» tenía como «responsable» al gobernador Luis Beder Herrera porque no consigue la «licencia social» para los planes megamineros.
Facsímiles de las listas fueron publicadas en varios portales riojanos, donde se observa que las nóminas tienen errores de ortografía y detallan nombre, apellido y ocupación de quienes se oponen a la megaminería en la zona, entre otros datos.

Los primeros.
El productor y comerciante Pablo Dalessandro encabeza una de las listas, que al lado de su nombre lleva las palabras «mafia» y «resarcimiento económico».
También figuran como «cabecilla» de los movimientos Carina Díaz Moreno, quien viajó a Canadá para estudiar la contaminación provocada por Osisko; y otras 40 personas, entre ellas docentes del Colegio Agrotécnico y escuela 4 de Famatina; jubilados, autoridades de centros vecinales y trabajadores.
Las Asambleas Ciudadanas Riojanas se declararon «en estado de alerta» ante lo que consideraron «un claro hecho de intimidación» y la «certidumbre de que existe un aparato de inteligencia que sigue los pasos de cada uno» de los opositores a la megaminería.
Además, hicieron «responsables al gobierno provincial y nacional por cualquier hecho de violencia que pudiéramos sufrir quienes aparecemos en esta lista negra, nuestras familias o el pueblo en general».
«Exigimos de las autoridades políticas, judiciales y policiales que pongan un freno a los frecuentes actos de intimidación y persecución que sufrimos en la provincia quienes ejercemos el derecho de vivir y desarrollarnos en un ambiente sano», acotaron las asambleas.

http://www.lanueva.com/edicion_impresa/nota/18/12/2011/bci031.html