La Paz, 11 dic (PL) El ministro de Minería y Metalurgia de Bolivia, José Pimentel, aseguró hoy que ese sector continúa batiendo récords en exportaciones, con un pronóstico de más de tres mil 200 millones de dólares en ventas para fines de año.

Esas cifras nunca alcanzadas permiten que esta actividad se coloque en un lugar preferente de la economía nacional, cuya participación actual es del 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), subrayó el funcionario en declaraciones al programa El pueblo es noticias, que transmiten Bolivia TV y Radio Patria Nueva.

El titular aseguró que a pesar de que el precio internacional de algunos minerales bajó, la actividad minera en el país goza de buena salud, pues las utilidades están por encima de los costos de producción.

Los precios de los minerales son expectables, explicó Pimentel, y están mucho más allá del costo de producción, aunque naturalmente los últimos dos meses hubo disminución en los precios, pero muy pequeña respecto al alza que tuvo durante los últimos cuatro años.

Frente a versiones de analistas económicos, aseguró que Bolivia dejó de ser un país mono productor de minerales (esencialmente era de estaño), y actualmente produce plata (primer rubro de exportación), zinc, estaño, plomo y oro.

De los más de tres mil millones de dólares en ventas al exterior, una tercera parte corresponde a la plata, mientras el estaño está cerca de 250 millones de dólares, precisó Pimentel, quien destacó asimismo la preocupación del gobierno por la industrialización primaria de la minería, con nuevas inversiones en marcha.

Por otro lado, el ministro aseguró que su cartera tiene un plan de mitigación ambiental y de preservación del medio ambiente para la explotación de los minerales, tanto en la fase de exploración como los planes de industrialización.

Todos los proyectos mineros tienen el consenso de los pobladores de las regiones donde se desarrollan, a través de la consulta previa con las comunidades, en el marco de la protección del medio ambiente y la política gubernamental en defensa de la Madre Tierra y los recursos naturales, dijo.

«Luchamos contra una cultura minera que durante más de 500 años de actividad despreció el medio ambiente, y que se tiene que situar en el momento que se vive, pues no puede haber desarrollo del país y la humanidad sin cuidar la naturaleza», subrayó Pimentel.

rr/abm

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=458742&Itemid=1