El precandidato de la izquierda y líder de Morena habló sobre la necesidad de desaparecer a los monopolios en México, y lo indispensable de reactivar la minería para crear mayores oportunidades y empleos.

por Estefany Araujo

Andres Manuel López Obrador afirmó que, de ganar las elecciones presidenciales a celebrarse en este año, terminará con los monopolios además de buscar que mineras extranjeras paguen más impuestos y mejores salarios.

Subrayó que para fortalecer la economía es necesario asegurar que el control de grandes sectores de la industria no se localicé en unas cuantas personas.

«Todo eso se va a corregir. Porque en precios comparados, aquí se paga más por los materiales de construcción, por las telecomunicacionespor intereses en créditos que en cualquier otra parte«, declaró en entrevista a medios después de un mitin en Chiapas.

Es bien sabido que la escasa competencia genera un gasto desigual para los consumidores finales; al respecto, el político tabasqueño declaró: «El consumidor mexicano se ahorraría hasta el 10% de sus ingresos si no hubiese monopolios en el país«.

En otro orden de ideas, López Obrador afirmó que de las empresas dedicadas a la minería, la inmensa mayoría son de intereses y capitales extranjero -en especial provenientes de Canadá se han beneficiado ampliamente gracias a acuerdos con gobiernos anteriores, negando así el derecho a los mexicanos una parte justa de los beneficios y usufructos de sus recursos naturales.

«Vamos a procurar en el caso de las mineras convencer y persuadir a los mineros de homologar sueldos. Que se le pague a un minero de México, si no lo mismo que le pagan a un minero canadiense, que se tome en cuenta que hay una gran desigualdad«, aseguró.

Asimismo, enfatizó que las mineras también estarían obligadas a cumplir normas ecológicas con el fin de no destruir ni contaminar el territorio donde tienen actividad, como es el caso de la reapertura de minas y práctica de minería a cielo abierto en Real de Catorce, San Luis Potosí, que es una reserva tanto nacional e internacionalmente reconocida como santuario del Pueblo Wixarika.

De igual forma, el precandidato resaltó sus intenciones de regularización fiscal: «Queremos convencerlos de que paguen impuestos igual que en Canadá, porque no pagan impuestos en México. En Canadá tienen que pagar 12% por extracción de minerales. Aquí nada. Pero no vamos a anular concesiones. No vamos a expropiar».

Las mineras canadienses que operan en México incluyen a Goldcorp y Pan American Silver. «Estamos a favor de la inversión extranjera. Se necesita […] Fui jefe de Gobierno en la Ciudad de México y fue cuando más inversión extranjera llegó a la ciudad», concluyó.

Durante su visita en Puebla, el aspirante por las izquierdas urgió aelaborar una cartilla moral o código del bien (o constitución moral o guía para la conducta ciudadana o carta de virtudes cívicas) o como finalmente se le llame, sin dejar de lado lo sustantivo que es hacer el catálogo de los valores personales, cívicos y sociales que deben de afirmarse y promoverse en los distintos espacios de la vida pública”.

Afirmó que tal cartilla  inluirá la participación de investigadores, filósofos, artistas, amas de casa, profesionistas, campesinos e indígenas -por mencionar sólo algunos- y explicó que la finalidad es incluir a los representantes de todos los sectores sociales.

Todo esto con el fin de establecer los preceptos sobre los cuales a de conducirse su propuesta de una República Amorosa. 

Durante su intervención, el candidato mencionó que uno de los principales factores que han llevado a la decadencia de la nación es la corrupción, la cual ha tenido como consecuencias la falta de empleo, carencia de valores culturales y espirituales.

http://www.sexenio.com.mx/articulo.php?id=12358