“Las autoridades mexicanas han ocultado lo que sucedió”

A unos días de cumplirse el sexto aniversario de la explosión en la mina.

• 2012-01-31•Comarca y Estados

Obispo Raúl Vera López . Fotos : Édgar Moncada

Saltillo .- A unos días de que se cumpla el sexto aniversario de la explosión en la mina ocho de Pasta de Conchos, el obispo de Saltillo Raúl Vera López considera que las autoridades mexicanas siempre han tenido el propósito de encubrir lo sucedido y por eso desde un inicio suspendieron las labores de rescate, considera que los muertos pueden “hablar” de lo que realmente sucedió.
“El primer reclamo es la impunidad que mantiene el Estado mexicano y tenemos una sospecha, que cada vez nos convencemos más de ella”, declaró Vera López.
Esto lo argumentan en el hecho de que a los cinco días de la explosión las autoridades suspendieron las labores de rescate alegando que los cuerpos se habían desintegrado a raíz del accidente.
“Trajeron a unos expertos de Estados Unidos y que dijeron que era inútil arriesgar vivos para buscar muertos”, dijo el Obispo.
Recordó que a pesar de esto la Secretaría de Economía ordenó el rescate a través del Sistema Geológico Nacional y que inclusive las labores estaban a cargo del especialista Raúl Meza quien también participó en el salvamento de los cuerpos en la mina de Barroterán.
El Obispo Vera señala que a lo largo de estos años se han percatado de varios detalles que refuerzan su hipótesis basada en señalar que las autoridades suspendieron arbitrariamente el rescate para ocultar lo que realmente sucedió.
“El propio ingeniero Meza, que nosotros contactamos, dijo que el rescate era posible, que bastaba un poco de tiempo y dinero, que el rescate iba bien”, declaró Raúl Vera.
Sin embargo la empresa Industrial Minera México fue reiterativa al contratar especialistas extranjeros, quienes señalaban que las labores para rescatar a los 65 trabajadores no eran posibles.
“La excusa era no llegar a los cuerpos, porque los cuerpos van a hablar, simplemente el arreglo físico de los cuerpos y en el lugar que se encuentren cerca del tiro, eso va a denunciar a la empresa el crimen que hicieron”.
Édgar Moncada
http://impreso.milenio.com/node/9104559
“Las autoridades mexicanas han ocultado lo que sucedió”
Un crimen encubierto, el de Pasta de Conchos: Raúl Vera
A unos días de cumplirse el sexto aniversario de la explosión en la mina.
• 2012-01-31•Comarca y Estados
Obispo Raúl Vera López . Fotos : Édgar Moncada
Saltillo .- A unos días de que se cumpla el sexto aniversario de la explosión en la mina ocho de Pasta de Conchos, el obispo de Saltillo Raúl Vera López considera que las autoridades mexicanas siempre han tenido el propósito de encubrir lo sucedido y por eso desde un inicio suspendieron las labores de rescate, considera que los muertos pueden “hablar” de lo que realmente sucedió.
“El primer reclamo es la impunidad que mantiene el Estado mexicano y tenemos una sospecha, que cada vez nos convencemos más de ella”, declaró Vera López.
Esto lo argumentan en el hecho de que a los cinco días de la explosión las autoridades suspendieron las labores de rescate alegando que los cuerpos se habían desintegrado a raíz del accidente.
“Trajeron a unos expertos de Estados Unidos y que dijeron que era inútil arriesgar vivos para buscar muertos”, dijo el Obispo.
Recordó que a pesar de esto la Secretaría de Economía ordenó el rescate a través del Sistema Geológico Nacional y que inclusive las labores estaban a cargo del especialista Raúl Meza quien también participó en el salvamento de los cuerpos en la mina de Barroterán.
El Obispo Vera señala que a lo largo de estos años se han percatado de varios detalles que refuerzan su hipótesis basada en señalar que las autoridades suspendieron arbitrariamente el rescate para ocultar lo que realmente sucedió.
“El propio ingeniero Meza, que nosotros contactamos, dijo que el rescate era posible, que bastaba un poco de tiempo y dinero, que el rescate iba bien”, declaró Raúl Vera.
Sin embargo la empresa Industrial Minera México fue reiterativa al contratar especialistas extranjeros, quienes señalaban que las labores para rescatar a los 65 trabajadores no eran posibles.
“La excusa era no llegar a los cuerpos, porque los cuerpos van a hablar, simplemente el arreglo físico de los cuerpos y en el lugar que se encuentren cerca del tiro, eso va a denunciar a la empresa el crimen que hicieron”.
Édgar Moncada
http://impreso.milenio.com/node/9104559