Felipe Bautista muestra un cartel donde señala la importancia que tiene preservar para los huicholes la tierra de sus antepasados.

• Wirikuta, amenazado por explotación minera

Tendrán más ceremonias para llamar a evitar el exterminio de una cultura en un sitio sagrado para los huicholes

GUADALAJARA, JALISCO (09/FEB/2012).- Mientras los Mara’kates deliberaban cuál había sido el mensaje de los ancestros sobre la amenaza de la minería en Wirikuta, el coordinador de los jicareros de Santa Catarina, Felipe Bautista Medina, sacó unas cartulinas con el mensaje que los peregrinos de su comunidad traían de un centro sagrado al que llegaron antes de subir al Cerro del Quemado (en Real de Catorce, San Luis Potosí): “En el principio todo era un caos y el mar cubría todo, un día brotó la jícara azul que es la madre de los peces y acompañados por el sol, el viento, la tierra, la roca, el fuego, el hermano mayor, tatutzi, los guardianes y otros iniciaron una peregrinación para poder dar origen a la vida…”.

El wixárika con cargo tradicional relató que por primera vez todas las autoridades espirituales de las comunidades wixaritari hicieron una peregrinación en conjunto porque “el problema de la minería es tan grande, que no podemos resolverlo físicamente, necesitamos la ayuda de los dioses”.

El pueblo wixárika (que se concentra en los Estados de Jalisco, Nayarit y Durango) abarca cuatro mil 500 metros cuadrados —un territorio más grande que Colima—, se unen por primera vez en este peritaje tradicional porque todos se consideran los designados para el vínculo entre el mundo espiritual y el mundo humano.

Este compromiso sagrado lo han transmitido por siglos y es la fuente que rige su pasado, presente y futuro.

Por ello, el Mara’kame designado para dirigir el ritual, Eusebio de la Cruz, dijo en wixárika “están tristes los dioses; el abuelo fuego y el dios de este Cerro Quemado solicitan con lágrimas, llanto y dolor, que no se le saque el corazón del Cerro Quemado y quien quiera defender este lugar sagrado lo considere con su pensamiento, porque de aquí nace la verdad y la vida de todo ser humano, y si sacan la sangre, el pueblo wixárika va a desaparecer…”.

En esta tierra sagrada, que es corazón de México y sostén energético espiritual de la vida, las autoridades tradicionales pidieron que se cancelen las concesiones mineras, que significan el exterminio “de nuestro corazón ritual y que para nosotros es la esencia de la vida”, y se comprometieron a estar unidos como nación Wixárika, según el mensaje que dieron los ancestros. “Quien quiera defender puede unirse, porque de aquí nace la vida (…) con esta ceremonia el abuelo fuego se sintió orgulloso”, relató el martes por la mañana Eusebio de la Cruz.

El diálogo con los dioses comenzó desde que cada grupo de jicareros partió de su comunidad. Los de Santa Catarina Cuexcomatitlán, por ejemplo, primero preguntaron al dios Fuego, ya que su comunidad es el centro donde nació este ancestro. “Ahí lo descubrieron los primeros hombres, es el lugar céntrico que une a toda la República, aunque es posible que haya otro lugar en el mundo”. Luego cuestionaron al Sol, al peyote, a la Tierra, “pero faltan muchos otros lugares donde están otros ancestros, esta ceremonia no termina aquí en el Cerro del Quemado. Estamos haciendo todas las etapas y tenemos que cumplir con lo que nos pidan los dioses”, explicó el jicarero Felipe Bautista Medina.

Después de esta ceremonia, el pueblo wixárika se encuentra “unido en pie de lucha espiritual” y no dejará que se extermine su cultura, según anunciaron en un pronunciamiento.

— ¿Qué significa la invasión?

— Aquí lo que puede pasar es que vamos a ver todo tipo de enfermedades. Será más fuerte el cambio climático, habrá más sequía… No sé si notan que baja la temperatura, muchísimo calor, pero ya van como cinco o seis años, y esto será peor por las concesiones que Felipe Calderón dio en estas tierras sagradas. Si no se detienen, habrá mal para todos, no lloverá y entonces ¿qué comerán los de aquí?

— ¿Espiritualmente, cuál es la consecuencia?

— Nos toca parejo, no sólo afecta a nosotros. (Destruir Wirikuta, el lugar donde nació el Sol) les traerá a ustedes desastres naturales, inundaciones, enfermedades incurables…

— ¿Cómo le hicieron para el mismo ritual entre todos los pueblos?

— Nos costó mucho trabajo organizarnos, hacer los apoyos, nosotros no podemos andar sin ningún dinero… pero los cantadores, las autoridades, todos tenemos un año organizando.

— ¿Qué Mara’kame hizo las preguntas a los dioses?

— Las preguntas las hizo el Mara’kame que lo conocen bien por su desempeño y su trabajo. Se llama Eusebio de la Cruz González, de Bernalejo, jurisdicción de San Sebastián Teponahuaxtlán.

— ¿Cuántos cantos tienen para esta ceremonia?

— Son varios, depende el lenguaje que puedes utilizar porque a veces al exponer un tema, no podemos tener definición, conceptos, sobre todo depende del cantador y sus acomodos.

— ¿Hay algún canto que le guste más?

— Los del peyote, porque ahí se explica cómo nace el Sol, para qué es importante y te enseña el camino de la vida, te explica cuál es tu deseo y hasta qué vida vas a tener. Descubres tu vida a través de él. Otro canto que me gusta mucho podría ser El canto del hermano mayor, que en este caso es el venado. Una estrofa dice así: Yo soy tu padre, aparte de tus padres/pero yo estoy presente en tu corazón, mente/estoy contigo en la noche, de día/donde quiera que vas, en tu camino te acompaño.

— ¿Qué esperan de esta ceremonia?

— (Que los mestizos hayan podido entrar) Significa que ustedes nos ayuden, que los medios difundan lo que pasa porque se vienen tiempos difíciles y se tiene que cumplir lo que ya dijeron los ancestros, si no cumplimos no hay solución favorable, ahora sí que es el primer paso lo que pasó en el Cerro del Quemado.

— ¿Cuántas ceremonias faltan?

— Pueden ser cinco ceremonias más. Puede que terminemos en el lugar donde se inició el camino. Y hay otros lugares importantes en el Lago de Chapala, en el bosque de pino de Durango, en San Blas (Nayarit), aquí en el Cerro del Quemado, la Basílica de Guadalupe y Santa Catarina, donde está el fuego.

— Cuando llegaron a Real de Catorce había mantas en apoyo a la minería, ¿qué opina de eso?

— Muestro compromiso es que llueva; ellos (los campesinos de Real de Catorce) lloran porque se les seca el maíz. El cantador se está comprometiendo con ellos, con ustedes, para que no tengan sequía, para que llueva. Y ahora ya van entendiendo los ejidos lo que los bisabuelos nos explicaban de la importancia de Wirikuta.

Alejandra Guillén/Enviada especial
CRÉDITOS:
Informador Redacción / MACO
http://www.informador.com.mx/mexico/2012/356193/6/el-pueblo-wixarika-unido-en-pie-de-lucha-espiritual.htm
El pueblo wixárika, »unido en pie de lucha espiritual»
Felipe Bautista muestra un cartel donde señala la importancia que tiene preservar para los huicholes la tierra de sus antepasados.
• Wirikuta, amenazado por explotación minera
Tendrán más ceremonias para llamar a evitar el exterminio de una cultura en un sitio sagrado para los huicholes
GUADALAJARA, JALISCO (09/FEB/2012).- Mientras los Mara’kates deliberaban cuál había sido el mensaje de los ancestros sobre la amenaza de la minería en Wirikuta, el coordinador de los jicareros de Santa Catarina, Felipe Bautista Medina, sacó unas cartulinas con el mensaje que los peregrinos de su comunidad traían de un centro sagrado al que llegaron antes de subir al Cerro del Quemado (en Real de Catorce, San Luis Potosí): “En el principio todo era un caos y el mar cubría todo, un día brotó la jícara azul que es la madre de los peces y acompañados por el sol, el viento, la tierra, la roca, el fuego, el hermano mayor, tatutzi, los guardianes y otros iniciaron una peregrinación para poder dar origen a la vida…”.

El wixárika con cargo tradicional relató que por primera vez todas las autoridades espirituales de las comunidades wixaritari hicieron una peregrinación en conjunto porque “el problema de la minería es tan grande, que no podemos resolverlo físicamente, necesitamos la ayuda de los dioses”.

El pueblo wixárika (que se concentra en los Estados de Jalisco, Nayarit y Durango) abarca cuatro mil 500 metros cuadrados —un territorio más grande que Colima—, se unen por primera vez en este peritaje tradicional porque todos se consideran los designados para el vínculo entre el mundo espiritual y el mundo humano.

Este compromiso sagrado lo han transmitido por siglos y es la fuente que rige su pasado, presente y futuro.

Por ello, el Mara’kame designado para dirigir el ritual, Eusebio de la Cruz, dijo en wixárika “están tristes los dioses; el abuelo fuego y el dios de este Cerro Quemado solicitan con lágrimas, llanto y dolor, que no se le saque el corazón del Cerro Quemado y quien quiera defender este lugar sagrado lo considere con su pensamiento, porque de aquí nace la verdad y la vida de todo ser humano, y si sacan la sangre, el pueblo wixárika va a desaparecer…”.

En esta tierra sagrada, que es corazón de México y sostén energético espiritual de la vida, las autoridades tradicionales pidieron que se cancelen las concesiones mineras, que significan el exterminio “de nuestro corazón ritual y que para nosotros es la esencia de la vida”, y se comprometieron a estar unidos como nación Wixárika, según el mensaje que dieron los ancestros. “Quien quiera defender puede unirse, porque de aquí nace la vida (…) con esta ceremonia el abuelo fuego se sintió orgulloso”, relató el martes por la mañana Eusebio de la Cruz.

El diálogo con los dioses comenzó desde que cada grupo de jicareros partió de su comunidad. Los de Santa Catarina Cuexcomatitlán, por ejemplo, primero preguntaron al dios Fuego, ya que su comunidad es el centro donde nació este ancestro. “Ahí lo descubrieron los primeros hombres, es el lugar céntrico que une a toda la República, aunque es posible que haya otro lugar en el mundo”. Luego cuestionaron al Sol, al peyote, a la Tierra, “pero faltan muchos otros lugares donde están otros ancestros, esta ceremonia no termina aquí en el Cerro del Quemado. Estamos haciendo todas las etapas y tenemos que cumplir con lo que nos pidan los dioses”, explicó el jicarero Felipe Bautista Medina.

Después de esta ceremonia, el pueblo wixárika se encuentra “unido en pie de lucha espiritual” y no dejará que se extermine su cultura, según anunciaron en un pronunciamiento.

— ¿Qué significa la invasión?

— Aquí lo que puede pasar es que vamos a ver todo tipo de enfermedades. Será más fuerte el cambio climático, habrá más sequía… No sé si notan que baja la temperatura, muchísimo calor, pero ya van como cinco o seis años, y esto será peor por las concesiones que Felipe Calderón dio en estas tierras sagradas. Si no se detienen, habrá mal para todos, no lloverá y entonces ¿qué comerán los de aquí?

— ¿Espiritualmente, cuál es la consecuencia?

— Nos toca parejo, no sólo afecta a nosotros. (Destruir Wirikuta, el lugar donde nació el Sol) les traerá a ustedes desastres naturales, inundaciones, enfermedades incurables…

— ¿Cómo le hicieron para el mismo ritual entre todos los pueblos?

— Nos costó mucho trabajo organizarnos, hacer los apoyos, nosotros no podemos andar sin ningún dinero… pero los cantadores, las autoridades, todos tenemos un año organizando.

— ¿Qué Mara’kame hizo las preguntas a los dioses?

— Las preguntas las hizo el Mara’kame que lo conocen bien por su desempeño y su trabajo. Se llama Eusebio de la Cruz González, de Bernalejo, jurisdicción de San Sebastián Teponahuaxtlán.

— ¿Cuántos cantos tienen para esta ceremonia?

— Son varios, depende el lenguaje que puedes utilizar porque a veces al exponer un tema, no podemos tener definición, conceptos, sobre todo depende del cantador y sus acomodos.

— ¿Hay algún canto que le guste más?

— Los del peyote, porque ahí se explica cómo nace el Sol, para qué es importante y te enseña el camino de la vida, te explica cuál es tu deseo y hasta qué vida vas a tener. Descubres tu vida a través de él. Otro canto que me gusta mucho podría ser El canto del hermano mayor, que en este caso es el venado. Una estrofa dice así: Yo soy tu padre, aparte de tus padres/pero yo estoy presente en tu corazón, mente/estoy contigo en la noche, de día/donde quiera que vas, en tu camino te acompaño.

— ¿Qué esperan de esta ceremonia?

— (Que los mestizos hayan podido entrar) Significa que ustedes nos ayuden, que los medios difundan lo que pasa porque se vienen tiempos difíciles y se tiene que cumplir lo que ya dijeron los ancestros, si no cumplimos no hay solución favorable, ahora sí que es el primer paso lo que pasó en el Cerro del Quemado.

— ¿Cuántas ceremonias faltan?

— Pueden ser cinco ceremonias más. Puede que terminemos en el lugar donde se inició el camino. Y hay otros lugares importantes en el Lago de Chapala, en el bosque de pino de Durango, en San Blas (Nayarit), aquí en el Cerro del Quemado, la Basílica de Guadalupe y Santa Catarina, donde está el fuego.

— Cuando llegaron a Real de Catorce había mantas en apoyo a la minería, ¿qué opina de eso?

— Muestro compromiso es que llueva; ellos (los campesinos de Real de Catorce) lloran porque se les seca el maíz. El cantador se está comprometiendo con ellos, con ustedes, para que no tengan sequía, para que llueva. Y ahora ya van entendiendo los ejidos lo que los bisabuelos nos explicaban de la importancia de Wirikuta.

Alejandra Guillén/Enviada especial
CRÉDITOS:
Informador Redacción / MACO
http://www.informador.com.mx/mexico/2012/356193/6/el-pueblo-wixarika-unido-en-pie-de-lucha-espiritual.htm