Matilde Pérez U.

Periódico La Jornada

Martes 7 de febrero de 2012, p. 38

Con danzas y ofrendas de copal y flores en el Zócalo capitalino y después en la embajada de Canadá, integrantes del Frente de Defensa de Wirikuta exigieron al gobierno cancelar el permiso a la minera canadiense First Majestic Silver para explotar la zona del llamado cerro Quemado, en Real de Catorce, San Luis Potosí.

Destruir uno de los sitios más sagrados de los huicholes es atentar contra una de las culturas milenarias del país, asentaron en un comunicado que leyeron frente a la embajada canadiense.
Entre gritos de ¡justicia! y el llamado a los canadienses para que eviten un ecocidio en la región, advirtieron que los pueblos indios no sólo están presentes en los discursos y en los museos, hoy están más vivos que nunca junto con la demostración de que otro mundo es posible.
En lo que llamaron una ceremonia espejo –en alusión a la que iniciaron comunidades wixárikas de Durango, Jalisco y Nayarit en Cerro Pelón–, jóvenes, niños y mujeres sostuvieron que no permitirán que se destruya ese santuario espiritual, donde –de acuerdo con la tradición huichola– nació el Sol.
La autorización de la explotación minera es la muerte de todo lo que vive, incluyendo a un pueblo que ha defendido sus tradiciones y cultura.
Al hacer un llamado a la sociedad para que participe en la consulta pública en defensa de Wirikuta, recordaron que el gobierno ha hecho caso omiso de cartas, pronunciamientos y solicitudes entregadas por el pueblo wixárika; su respuesta ha sido sembrar la división”. Por la sordera de la autoridad, las comunidades del Consejo Regional Wixárika llevaron a cabo una peregrinación tradicional conjunta, por primera vez, para agrupados en un solo canto comunicarse con sus ancestros y decidir cómo defederán su lugar sagrado
En un comunicado, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas aseguró que no permanece indiferente ante la solicitud del pueblo wixárika para asegurar la protección de sus sitios sagrados.
Reiteró que las secretarías de Gobernación, Economía, Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como de la Reforma Agraria constituyeron un grupo interdisciplinario de trabajo para atender de manera global la preservación y protección de las rutas y lugares sagrados en San Luis Potosí. Afirmó que está abierto al diálogo para resolver controversias y diferendos.
• wirikuta
http://www.jornada.unam.mx/2012/02/07/sociedad/038n2soc
Llamado a participar en la consulta pública
Matilde Pérez U.

Periódico La Jornada
Martes 7 de febrero de 2012, p. 38
Con danzas y ofrendas de copal y flores en el Zócalo capitalino y después en la embajada de Canadá, integrantes del Frente de Defensa de Wirikuta exigieron al gobierno cancelar el permiso a la minera canadiense First Majestic Silver para explotar la zona del llamado cerro Quemado, en Real de Catorce, San Luis Potosí.
Destruir uno de los sitios más sagrados de los huicholes es atentar contra una de las culturas milenarias del país, asentaron en un comunicado que leyeron frente a la embajada canadiense.
Entre gritos de ¡justicia! y el llamado a los canadienses para que eviten un ecocidio en la región, advirtieron que los pueblos indios no sólo están presentes en los discursos y en los museos, hoy están más vivos que nunca junto con la demostración de que otro mundo es posible.
En lo que llamaron una ceremonia espejo –en alusión a la que iniciaron comunidades wixárikas de Durango, Jalisco y Nayarit en Cerro Pelón–, jóvenes, niños y mujeres sostuvieron que no permitirán que se destruya ese santuario espiritual, donde –de acuerdo con la tradición huichola– nació el Sol.
La autorización de la explotación minera es la muerte de todo lo que vive, incluyendo a un pueblo que ha defendido sus tradiciones y cultura.
Al hacer un llamado a la sociedad para que participe en la consulta pública en defensa de Wirikuta, recordaron que el gobierno ha hecho caso omiso de cartas, pronunciamientos y solicitudes entregadas por el pueblo wixárika; su respuesta ha sido sembrar la división”. Por la sordera de la autoridad, las comunidades del Consejo Regional Wixárika llevaron a cabo una peregrinación tradicional conjunta, por primera vez, para agrupados en un solo canto comunicarse con sus ancestros y decidir cómo defederán su lugar sagrado
En un comunicado, la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas aseguró que no permanece indiferente ante la solicitud del pueblo wixárika para asegurar la protección de sus sitios sagrados.
Reiteró que las secretarías de Gobernación, Economía, Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como de la Reforma Agraria constituyeron un grupo interdisciplinario de trabajo para atender de manera global la preservación y protección de las rutas y lugares sagrados en San Luis Potosí. Afirmó que está abierto al diálogo para resolver controversias y diferendos.
• wirikuta
http://www.jornada.unam.mx/2012/02/07/sociedad/038n2soc