Chihuahua

El grupo de inconformes terminó con el bloqueo de la entrada a la Rampa General Ocampo, para permitir el acceso a los mineros a su centro de trabajo. Foto: Manuel Ruiz/El Heraldo de Chihuahua.
No hay riesgo de derrumbes

> Difícil rescate de cadáver; es necesario cavar un pozo paralelo
El Heraldo de Chihuahua
12 de marzo de 2012

Jesús Manuel Ruiz

OCAMPO, Chih.- Luego de tres días de bloqueos, ayer a las 16:00 horas los habitantes del municipio de Ocampo y la minera Jesús María de AuRico Gold acordaron reiniciar labores en la mina, luego de que un cuerpo de representantes de la Dirección de Minería y de la Secretaría del Trabajo, geólogos, mineros y representantes de la ciudadanía, bajaron a verificar las condiciones que prevalecían en las entrañas de la tierra, en donde encontraron que no existe impedimento para continuar con su explotación.

En el proceso de este acuerdo, ayer en dos ocasiones se enfrentaron, el grupo de habitantes inconformes por las medidas de seguridad aplicadas por la mina y un grupo de al menos 100 mineros y geólogos que aseguraban que no corrían riesgo alguno y que podían trabajar sin complicaciones.

Fidel Pérez Romero, de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; Luis Alba Solís, director de Minería; Luis Izquierdo, de la Secretaría de Gobierno, así como representantes de la Fiscalía y de la minera, y la líder de los inconformes Nora Daniel, además de unas 40 personas que la apoyaban, iniciaron ayer desde las 9 horas las pláticas que permitieron afinar fricciones, lo que permitió que finalmente fuera permitido el acceso a los trabajadores a la mina.

Cabe señalar que el lugar al que se permitió el acceso es otro totalmente diferente al que presentó los derrumbes que dejaron por resultado la muerte de José Flores, así como las lesiones de sus dos compañeros, en donde sólo se realizaban trabajos de exploración, caso contrario a la Rampa General Ocampo, que es el punto que actualmente permanece activo para la explotación minera.

En este punto que se encuentra a menos de 100 metros del centro poblacional, el grupo de inconformes, principalmente mujeres y en menor número hombres -algunos de ellos mineros- se colocó en el acceso y se negaron a moverse cuando un grupo de alrededor de 100 mineros y geólogos, intentaron ingresar a trabajar, porque sus estudios les indicaban que no corrían riesgos al hacerlo.

El grupo de manifestantes exigía que se diera certeza a los trabajadores de que realizarían sus labores con seguridad de que regresarían a casas, pues destacaban que para ellas no sólo representaban mano de obra, sino que son padres e hijos de los habitantes de este lugar.

Los representantes de Gobierno del Estado solicitaron que se iniciara una mesa de diálogo en donde se recogieron las peticiones de cada una de las partes, por lo que luego de analizarlas, propusieron y fue aceptada la opción de que el conflicto se solucionara en base al diagnóstico que emitiera el grupo de análisis mixto que había bajado a explorar la mina.

Fueron 7 horas y media después de que ingresaron a la cavidad que resurgió de las entrañas de la Tierra el grupo de 10 personas que aportaron el material de investigación que decidió que el bloqueo de la mina cesara, «cada una de las partes de la mina está reforzada y cuenta con malla de acero para evitar accidentes; los túneles están apuntalados, es seguro trabajar dentro, siempre y cuando respetemos las normas de trabajo», coincidieron los integrantes del grupo mixto.

De esta forma se reanudaron las actividades de extracción de esta mina que beneficia más de 12 mil toneladas de material diariamente y que otorga casi 2 mil 100 empleos para la región, sin embargo los habitantes advirtieron que se deberán realizar estudios para verificar la causa de los hundimientos cerca de sus casas y varios detalles más como: no almacenar explosivos dentro de la mina, poner malla en cada uno de los sitios de trabajo, etcétera.
http://www.oem.com.mx/elheraldodechihuahua/notas/n2463650.htm