Michoacán Sin solución, conflicto sindical de ArcelorMittal

Mar 1, 2012

Foto: Georgina Gasca/ El Sol de Morelia.
Los empresarios «promueven» grupos de choque en el Puerto, advierten
El Sol de Morelia
1 de marzo de 2012

Georgina Gasca/ Corresponsal

Lázaro Cárdenas, Michoacán.- A tres meses de haber estallado el conflicto laboral entre estibadores y la operadora del muelle de metales y minerales concesionado a ArcelorMittal las partes no ceden; mientras, los trabajos portuarios están estancados, por lo que se prevé el posible desalojo de los paristas que buscan mejores condiciones laborales.

Los estibadores hicieron responsable a la empresa ArcelorMittal y al Consejo Coordinador Empresarial de Lázaro Cárdenas de las consecuencias que se deriven por este movimiento, toda vez que la siderúrgica -señalan- incumplió los compromisos pactados el pasado 22 de diciembre.

Esto ha dejado en estado de indefinición la fuente laboral de más de 100 jefes de familias, mientras el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) que preside Benjamín Álvarez agudizó más el conflicto tras convocar a conferencia de prensa para declarar parcialidad, aun cuando ninguno de los integrantes de dicho organismo tiene injerencia directa en el puerto.

Al respecto los estibadores sostienen que dicha acción busca justificar la violencia que pudiera generarse con un posible desalojo, «sin importar el costo que se pudieran cobrar». Sin embargo señalan estar dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias en defensa de su fuente laboral.

Cabe recordar que ya se registró un primer conato de violencia, el 17 de enero pasado, cuando los dos grupos de estibadores, los disidentes de la CROM -hoy mineros- y los agremiados al sindicato de la CROM se disputaron los trabajos de carga y descarga en el muelle.

La disputa se tensó cuando los disidentes, apoyados por trabajadores mineros desalojaron a los afiliados a la CROM y se suspendieron todas las maniobras. Desde entonces permanece varado, por tercera ocasión, el muelle de ArcelorMittal.

Los paristas afirman que representantes de la empresa han acudido al lugar de los hechos pero no muestran interés por iniciar negociaciones, excepto que les piden liberar las instalaciones.

Consideraron que posiblemente los empresarios estén agotando las instancias legales para proceder en su contra, sin embargo se cuestionaron -los estibadores-mineros-: ¿quién defenderá sus derechos laborales?, pues tampoco el sindicato minero ha declarado de manera oficial la incorporación de dichos estibadores a la sección 271 del sindicato nacional minero.

w Sindicato minero

Por su parte la dirigencia nacional del sindicato minero señaló que «falsamente el Consejo Coordinador Empresarial del Puerto Industrial Lázaro Cárdenas, en Michoacán, se entrometió en el asunto sindical de trabajadores de la estiba local y está inventando que el Sindicato Nacional de Mineros, y su Sección 271, pretende incorporar a sus filas a los más de 300 estibadores de ese puerto del Pacífico».

En un comunicado de prensa, la postura minera señala que «los estibadores están en movimiento para conseguir una organización sindical y un contrato colectivo de trabajo propios, ya que hasta hoy las empresas sólo los han empleado como trabajadores eventuales, pero sin ninguna seguridad en el empleo, ni prestaciones y, explotándolos, con la complicidad de la CROC local, que nunca ha demandado la contratación colectiva sino que ha servido a los intereses patronales de la localidad. Es esta central sindical la que los ha llevado al matadero de una situación laboral absolutamente injusta, ya que hay muchos estibadores que tienen hasta 20 o más años de antigüedad como eventuales, totalmente sin derechos laborales, y eso es lo que tratan de superar».

El Sindicato Nacional de Mineros aclaró que no le disputa a ninguna central sindical la titularidad de contratos, «pero tampoco les niega el derecho a los estibadores a que se sindicalicen, pues tienen de su parte las leyes mexicanas y el convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre libertad de asociación sindical, que establece en su artículo 3 la total libertad de los trabajadores a organizarse o afiliarse sindicalmente según convenga a sus intereses. El Sindicato Nacional de Mineros ha observado objetivamente los hechos, que ya han derivado en bloqueos por parte de los estibadores de las maniobras de carga y descarga».

Asegura que «falsamente, el Consejo Coordinador Empresarial del Puerto Industrial Lázaro Cárdenas, en Michoacán, se entrometió en el asunto sindical de trabajadores de la estiba local, y está inventando que el Sindicato Nacional de Mineros y su Sección 271 de aquella localidad pretenden incorporar a sus filiales a los más de 300 estibadores de ese puerto del Pacífico.

Señalan que los estibadores están en movimiento para conseguir una organización sindical y un contrato colectivo de trabajo propios, ya que hasta hoy las empresas de ese sitio sólo los han empleado como trabajadores eventuales, pero sin ninguna seguridad en el empleo ni prestaciones y, explotándolos con la complicidad de la CROC local, que nunca ha demandado la contratación colectiva, sino que ha servido a los intereses patronales de la localidad.

Es esta central sindical la que los ha llevado al matadero de una situación laboral absolutamente injusta, ya que hay muchos estibadores que tienen hasta 20 o más años de antigüedad como eventuales, totalmente sin derechos laborales, y eso es lo que tratan de superar.

El Sindicato Nacional de Mineros declaró, una vez más, que no ha intentado ni pretende hacerse del contrato colectivo con estibadores de Lázaro Cárdenas, Michoacán, ni tampoco le disputa a ninguna central sindical la titularidad de contratos, pero tampoco les niega el derecho a los estibadores a que se sindicalicen pues tienen de su parte las leyes mexicanas y el convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre libertad de asociación sindical, que establece en su artículo 3 la total libertad de los trabajadores a organizarse o afiliarse sindicalmente según convenga a sus intereses. El Sindicato Nacional de Mineros ha observado objetivamente los hechos, que ya han derivado en bloqueos por parte de los estibadores de las maniobras de carga y descarga.

«Por lo pronto, demandamos que a los compañeros estibadores se les haga la justicia que merecen, aceptando que se organicen sindicalmente con libertad y obtengan su contrato colectivo de trabajo» concluye la postura minera.

w CROM

En tanto, la Confederación Regional Obrera Mexicana, que ostenta el contrato para operar el muelle de metales y minerales concesionado a ArcelorMittal, excluye de las maniobras a quienes se manifestaron por una representación sindical real, que consideraron encuentran en las filas del sindicato minero.

Rodolfo González Guzmán, secretario general del Comité Central de la Confederación Regional de Obreros de México (CROM), declaró que se resolverá el problema conforme a derecho, «hay compañeros que les han hecho ver supuestos derechos, si los tienen se los respetaremos, y si no se los haremos ver de manera respetuosa en el marco legal».

Interrogado sobre la antigüedad que señalan los paristas, el secretario general de la organización nacional de la CROM apuntó que la labor que realizan los estibadores es un trabajo especial determinado en la Ley Federal del Trabajo: «nuestra obligación es que se respeten los derechos de los trabajadores; la ley es muy clara, tiene que estar en un padrón para que pueda ser reconocida su antigüedad».

No obstante, dejó en claro que no hay conflicto de intereses con el sindicato minero: «tenemos muy buena relación con el comité ejecutivo minero. Estamos cerrando alianzas para resolver los problemas de los compañeros de Lázaro Cárdenas».

Puntualizó que la CROM no busca confrontarse con el sindicato minero, al cual llamó ‘hermanos de clase’, tras aclarar que ya habló con los representantes del CEN minero, con quienes se «sentarán» a resolver el conflicto, con lo cual aseguró que no habrá un enfrentamiento entre mineros y estibadores. (R)
http://www.oem.com.mx/elsoldemorelia/notas/n2449563.htm