En piso de metal vives al día…

Abr 18, 2012

Opinión / Columna

 

Juan Antonio Pérez

 

En piso de metal vives al día…

El Sol de Zacatecas

18 de abril de 2012

¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia… Epicuro de Samos

Zacatecas vive hoy una de sus grandes tragedias por partida doble: la prepotencia y la indiferencia. La Suave Patria de López Velarde retrata en frases breves y contundentes, lo que en su tiempo ya era un síntoma inequívoco de devastación. Sin que haya posicionamientos, ni de los candidatos como de las autoridades, de cualquier orden, nivel y orientación, la minera Frisco Tayahua, propiedad del grupo Carso, presidido por Carlos Slim, pasa por los derechos humanos e intereses económicos de un grupos de zacatecanos, vecinos de la comunidad de Salaverna, en el cruel territorio zacatecano de Mazapil. Carso pretende explotar el oro del subsuelo de Salaverna, produciendo además plata y otros metales.

La explotación minera en Zacatecas es uno de los grandes espejismos del desarrollo. Los majestuosos bosques de coníferas que solían ocupar casi la totalidad del territorio zacatecano desaparecieron al paso inclemente de la búsqueda de riqueza mineral en su interior. La madera constituyó igualmente una fuente de energía en forma de leña, y un material de construcción usado para el soporte de túneles y andamios. Desde entonces y hasta ahora, el progreso parece entenderse como sinónimo de producción de riqueza, aunque en el trámite, el índice de desarrollo humano (IDH) sufra descalabros.

El IDH es un parámetro desarrollado por la ONU para medir, en resumen, el nivel de acceso de la población a la salud, la educación y el usufructo de la riqueza por ella producida. A través de la Historia, el crecimiento de la minería se ha movido inversamente proporcional al IDH.

La riqueza, producto de la explotación minera en Zacatecas, se esfumó, quedando únicamente vestigios que hoy constituyen un maravilloso patrimonio cultural e histórico. Cierto es que, de esta manera, se abre paso a la actividad turística, y que la generación de actividad económica alrededor de él, contribuye al bienestar de los zacatecanos. No obstante, la proporción de este aspecto en comparación con el gigantesco saqueo, se antoja despreciable. Es una limosna más que un pago.

Mientras usted tiene la bondad de leer estas líneas, las 150 personas, las 48 familias que aún habitan Salaverna son acosados por la maquinaria de la minera destruye sus viviendas, las que previamente marcan con una cruz. Esos niños, esos hombres y mujeres ven la destrucción de frente, sin intermediarios.

Salaverna es una comunidad que vive de la crianza de algunas especies domesticadas que les permiten sobrevivir: cabras, conejos, gallinas y vacas. Esta actividad microganadera requiere de espacio para el cultivo de nopal forrajero y otras especies que garanticen el sustento alimentario, que de otra surte, se verá seriamente comprometido. Una vivienda de interés social es obviamente insuficiente para continuar garantizando alimentos para las personas.

Los habitantes son propietarios de una superficie de 120 hectáreas, mediante la ocupación pacífica y prolongada, mecanismo previsto por la legislación civil. La reubicación impuesta por Carso no repone esta superficie, ya de por sí exigua, confinando a cada familia en una vivienda minúscula. Autoridades y figuras políticas guardan cómplice silencio, mientras luchan a codazos, mordidas y piquetes de ojos, por el voto de aquellos cuyo bienestar bien poco importa.

México ocupó en 2011 el décimo lugar mundial entre los países productores de oro con 85 toneladas anuales, lista encabezada por China con 355. El incremento en la producción del metal, caracterizado como precioso, contribuiría macroeconómicamente a la mejor ubicación de nuestro país en el concierto mundial. Seguimos ostentando el primer lugar de producción de plata, según cifras de 2011, con 4500 toneladas anuales por 4000 de China, que en este rubro detenta el tercer sitio.

El oro es un metal muy codiciado por su propiedades físicas y químicas como la ductilidad, conductividad eléctrica, resistencia a la corrosión, así como a la oxidación, y por supuesto, su innegable belleza, siendo además amigable con la piel humana. Por otra parte, la cantidad de oro en el planeta es prácticamente constante, dado que ni las reacciones nucleares en el interior del subsuelo, ni las altas temperaturas son suficientes para la obtención de la fusión nuclear que produzca oro a partir de átomos más livianos. Hasta donde se sabe, la única fuente de producción de oro en el Universo son las condiciones extremas de las supernovas.

Es por ello importante la extracción de oro, lo que justifica grandes esfuerzos en su obtención y es por esa misma razón, pero nada justifica el asedio, la intimidación, la indignidad y el destierro.

La explotación subterránea del oro, por otra parte utiliza grandes cantidades de agua, y a cielo abierto, es altamente agresiva con el medio ambiente. El beneficio del metal se efectúa por cianuración, mediante el uso de cianuro de sodio, sustancia altamente tóxica, y que constituye un mortífero contaminante del suelo, imposibilitando el progreso de la vida tanto vegetal como animal.

No conozco de plan alguno del grupo Carso para la remediación de suelos, acuíferos y mantos freáticos contaminados, y supongo con fundamento, que simplemente no existen. Si Slim no se interesa por las personas que hoy habitan Salaverna, por supuesto que no tendrá menor interés en los habitantes futuros.

Esta es la calidad de inversionistas, la calidad de políticos y autoridades que tenemos en el territorio nacional, y dada nuestra indiferencia, posiblemente la que nos merecemos.

japerez@uaz.edu.mx

http://www.oem.com.mx/elsoldezacatecas/notas/n2509159.htm