En las minas, lavarse las manos

Jul 29, 2012

Víctor S. Peña

  • 29 julio 2012
  • A principios de este mes, en alguna entrevista, el ahora Gobernador dijo: «Es muy importante que autoridades federales, estatales y municipales entremos a la supervisión de las minas. Esto no va funcionar si no lo hacemos todos juntos». El futuro los alcanzó. La desgracia minera de principios de semana, recordará a las autoridades (a la población nunca se le ha olvidado) el nulo avance logrado en el sector.

En este espacio, en febrero, traía a cuenta que en la toma de protesta del Ejecutivo, diciembre de 2011, se dedicaron algunas líneas del discurso comprometiéndose a darle prioridad al seguimiento del “Informe especial sobre condiciones  de seguridad e higiene en la Zona Carbonífera de Coahuila” elaborado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), desde noviembre de ese año. En aquella ocasión escribí: “Se nos acaba febrero (cuatro meses desde la publicación del informe) ¿y qué ha pasado con esta prioridad, con esta urgencia?… ¿O será que el Gobernador no tiene quien lo escuche?”. Tendré que actualizar las fechas, pero las preguntas se mantienen.

Eso, lo que el Gobernador advierte, que sin coordinación nada funcionará, por cierto, no es el hallazgo de una mente iluminada, sino mero sentido común. Es, además, una de las primeras recomendaciones, precisamente, del Informe Especial de la Comisión de Derechos Humanos.

En el Congreso del Estado, los partidos de oposición han insistido se acuerde, de manera urgente, solicitarles información al Gobierno Federal y al Estatal sobre los avances respecto de las recomendaciones de la CNDH incluidas en el Informe Especial. La mayoría, en su terquedad quizá de que al Gobernador no se le toque ni con el pétalo de una petición del Congreso, ha considerado que el asunto debe mandarse a Comisiones, a paso despacio y sin prisas. En estas omisiones de la mayoría, hay culpabilidad. Y hasta absurdo resulta: esa actitud de sobreponer los intereses de su Partido al de la comunidad, va en contra de la comunidad y en contra de los estatutos de su Partido. ¿Sabrán esto?

Coordinación, tan sencillo y tan difícil como eso. Desgracia tras desgracia, las mismas palabras, los mismos actores, las mismas carencias.

En mayo, cuando sucedió otra tragedia, la Secretaria del Trabajo de Coahuila (ésa invención del sexenio, que debiera estar dando resultados en el asunto) atinó apenas al decirle a los medios que ellos no tenían datos precisos de lo sucedido. ¿Y luego? Tanto convenio y creación de mesas interinstitucionales que lleva este Gobierno ¿y no se han podido sentar a comprometerse en algo en el tema de las minas? El panorama: el Gobierno que ha planteado hasta un nuevo pacto social, no puede cumplir con las exigencias del viejo pacto social.

La ausencia de coordinación genera confusión y esto, un ambiente propicio para lavarse las manos.

Aunque se le quiera cargar los muertos, la Secretaría del Trabajo Federal anunciaba –principios de julio- el cumplimiento de la mitad de las 400 inspecciones que tiene programadas para el año y la clausura de, al menos, 13 centros irregulares de extracción. Con todas las limitantes que pudieran tener, ahí hay trabajo e información. ¿Qué sucede con las autoridades de Coahuila?

Después del Gobernador que anunció apoyos, Protección Civil de Coahuila es la instancia que ha salido a explicar que ellos no hubieran podido cerrar la mina. Lavarse las manos, pues. ¿Y la Secretaría del Trabajo de Coahuila? No logro encontrar su postura dentro de las primeras reacciones.

Ahora que la visión también debe ser más amplia. No solo resolver el síntoma del problema, sino sus causas. Un Plan Estatal Energético como el que se dice se está elaborando, debe verse con buenos ojos… aun cuando lo que se le ha visto en materia de planeación al Gobierno estatal no genera demasiadas expectativas.

Hablando de planes, ahí está el Estatal de Desarrollo que en su objetivo 2.8 habla de la “Minería segura y sustentable”. Quitándole la paja a las cuatro estrategias que enuncia, se habla de la implementación de un “programa de apoyo  integral de la actividad minera”. ¿Quién lo estará elaborando? ¿Cuándo se presenta? ¿Cuánto costará? ¿Qué beneficios traerá?

Ya, si no pueden coordinarse, ahí hay un compromiso que, solito, asumió el Gobierno del Estado. El Plan de Desarrollo se publicó en mayo ¿a poco ya se les olvidó?

@victorspena

www.victorspena.com

http://www.vanguardia.com.mx/enlasminaslavarselasmanos-1341263-columna.html