De: *Saraí Rivadeneyra Morales*
Las localidades del municipio de Hermenegildo Galeana, Puebla, así como
organizaciones y pueblos vecinos de la Sierra Norte de Puebla, se reunieron
en el Foro Sobre Hidroeléctricas para pronunciarse en defensa de su
territorio y madre tierra ante la construcción de tres hidroeléctricas
sobre el río Ajajalpan, así como ante los proyectos de minería a cielo
abierto en la región.

El Consejo de Ancianos y Consejo de Pastoral de Bienvenido de H. Galeana,
Puebla, en coordinación con la Unidad Indígena Totonaca Nahuat (UNITONA),
organizaron el Foro sobre Hidroeléctricas y Proyectos de Minería en la
Sierra Norte. Localidades pertenecientes al municipio de Hermenegildo
Galeana, así como una comisión de representantes de Xochicuautla,
Ahuacatlán, ambas afectadas por la construcción de tres hidroeléctricas
sobre el río Ajajalpan, expresaron su preocupación ante el impacto de la
misma. También asistieron organizaciones civiles y de pastoral social de
los municipios de Huehuetla, Cuetzalan, Tepatlán y Puebla. Finalmente, se
contó con dos experiencias de lucha y defensa del territorio de los estados
de Veracruz y San Luis Potosí, que compartieron sus andanzas y hablaron
sobre los problemas que causan tanto la minería a cielo abierto como la
construcción de hidroeléctricas.

En el foro, se contó con la participación de Emilio Rodríguez de la
Asamblea Veracruzana de Alternativas y Defensa Ambiental, quien compartió
la experiencia de dos localidades de Veracruz que lograron hasta el momento
detener la construcción de presas hidroeléctricas, una fue la de Caballo
Blanco y otra en Tlapacoyan.

De parte de la Red de Afectados por la Minería asistió Rubick Hernández, de
San Luis Potosí, quien compartió la experiencia de la mina Cerro de San
Pedro. Se enfocó en repasar los impactos en la salud y el medio ambiente de
la extracción de metales pesados. La minería está relacionada con la
construcción de las hidroeléctricas pues es una actividad que requiere de
grandes cantidades de energía eléctrica que le generaría altos costos de
pagarlos al estado mexicano.

Dolores Soto, de Amnistía Internacional, habló sobre la consulta como un
derecho humano fundamental. Ésta se debe llevar a cabo cuando los pueblos
afectados por algún proyecto que llevará a cabo el gobierno, ya les ha
informado sobre los impactos del mismo; debe realizarse bajo ninguna
presión, de manera libre y sin amenazas; finalmente, la consulta debe
aplicarse antes de que el gobierno o la empresa lleven a cabo el proyecto.
El comité de pastoral social y la UNITONA, mencionaron que este encuentro
significa una celebración de la vida y organización para enfrentar de
manera común, un mismo plan de transferir los recursos de los pueblos como
el agua y la tierra a empresas privadas

http://www.proyectoambulante.org/?p=23449