Regional viernes 27 de jul, 2012

JUSTA DEMANDA AUGE MINERO LA PLATOSA EN CONFLICTO SURCANDO CAMINOS HÉCTOR HERNÁNDEZ

Durango tiene su origen en la minería. Hay evidencias de esta actividad desde la época precolombina; luego, alcanza su auge en tiempos de la Colonia. En 1604 había 52 minas y en 1897 estaban activos 709 yacimientos. A la fecha, la minería es una de las principales fuentes productivas con casi 100 proyectos activos, pero de esto muy poco se han beneficiado los habitantes locales. Por eso es justo y necesario que las empresas nacionales y extranjeras otorguen un porcentaje por la extracción de metales.

FOTO ARCHIVO

Es cierto que las inversiones de las empresas mineras ayudan a reactivar la economía en lugares donde no hay muchas oportunidades de empleo, pero no menos cierto resulta que se debe mejorar la calidad de vida de los habitantes del medio rural, de manera sustentable, no solo cuando explotan los yacimientos, pues al terminar las actividades quedan obreros enfermos, cerros llenos de agujeros, contaminación y pueblos pobres, cuando hoy bien podrían colaborar con el desarrollo sustentable, empezando con servicios básicos como agua potable, drenaje, pavimento e infraestructura de salud y educación.

La bonanza minera continúa, hay interés en las empresas, algunas venden y otras se expanden. Por ejemplo, la empresa Primero Mining Corp. (antes Mala Noche Resources Corp.) adquirió a Goldcorp la mina de San Dimas, la cual en 2009 produjo 113 mil onzas de oro y 5.1 millones de onzas de plata. Eso da una idea de la riqueza del subsuelo duranguense que lamentablemente se llevan a otras partes del mundo, como lo han hecho desde hace siglos.

Otras empresas voltean hacia Durango por su riqueza minera, mano de obra disponible y facilidades del Gobierno, y siguen interesadas en invertir, pero lo lamentable para el estado es que los impuestos los pagan en otro lugar, su destino es federal, cuando deberían beneficiarse en primer lugar las comunidades de donde extraen el oro, la plata, plomo, cobre, zinc, fierro, por mencionar algunos.

Cabe recordar que en junio del año pasado, durante la inauguración del Museo de Minería, el Ejecutivo del estado solicitó a la dirigencia de la Cámara Mexicana de Minería un 5 por ciento del valor de lo que extraen, lo que nunca antes un mandatario hizo, pues antes las empresas cuidaron solo sus intereses, no los de los duranguenses.

En la administración pasada, el titular de Minería en el estado, Carlos Romo (qepd) -un hombre de mucha experiencia y conocimiento en esta materia- decía que si las mineras al menos otorgaran el 2 por ciento a Durango, se abatiría el rezago socioeconómico de muchas comunidades, pero desgraciadamente no ha sido así hasta el momento.

Se sabe que las empresas que contrata Pemex en el Sur del país dejan muchos beneficios a los pueblos. Entonces, ¿por qué no se hace lo mismo en el Norte con la minería, concretamente en Durango? Ojalá el Gobernador no cese en sus gestiones para lograr un porcentaje de la riqueza que extraen las empresas, pues es el colmo que los duranguenses no son dueños ni de su tierra.

Hasta el 2011, la Dirección General de Minas de la República tenía registrados 91 proyectos de exploración y explotación en el estado de Durango, lo cual genera nueve mil empleos, según datos de la Secretaría del Trabajo y del Seguro Social.

Las empresas mineras son de esas que más invierten, se habla de 130 millones de dólares en 2011, y gracias a los elevados precios de los metales en el mercado internacional, siguen surgiendo nuevas exploraciones en Durango, incluyendo a países asiáticos como Corea y China.

Este año se tienen programado aplicar 778 mdd en nuevos proyectos. Es mucho dinero y deben ser mayores las ganancias, de tal manera que bien pueden corresponder, o sea, atender la demanda del Gobernador en cuanto al porcentaje mencionado. Es justo cuando menos una rebanadita del pastel que se llevan.

La minera canadiense Excellon Resources no cumple contrato con ejidatarios de La Sierrita, perteneciente al municipio de Tlahualilo, Durango, y reaccionaron con un plantón desde el 8 de julio; la causa principal fue que no recibieron un porcentaje de los siete mil millones de dólares de las ganancias que obtiene al año la empresa minera por la producción de plata, plomo y zinc, según estimaciones de la Asociación Civil Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Además la empresa no ha construido la planta tratadora de agua ni da un pago justo por renta de tierras, afirman. El agua contiene metales pesados, según estudios realizados por cinco laboratorios a petición de los campesinos. Se rumora que Excellon Resources, Inc. amenazó a los miembros del ejido con iniciar acciones penales y judiciales en respuesta al bloqueo pacífico de la mina La Platosa.

Así pues los ejidatarios acusan a Excellon Resources de incumplimiento del contrato firmado en desde 2008 pero por otro lado la dirigencia sindical acusa a Napoleón Gómez Urrutia de estar detrás del conflicto.

Cabe señalar que el domingo, en las negociaciones entre los 127 ejidatarios y representantes de la empresa, hasta las 18:00 horas se tenían soluciones parciales y seguían en la mesa del diálogo.

Por lo tanto los empresarios en general deben tener en claro que Durango es la tierra de oportunidades… no un pueblo de conquista.

https://mail.google.com/mail/?shva=1#compose