The requested block type of 'navigation' does not exist or is disabled.

The requested block type of 'sab-icons' does not exist or is disabled.

Slim y su lucha por extraer oro de suelo poblano

Especiales

Los pobladores comenzaron a organizarse para defender lo que llaman “su tierra” y el medio ambiente.

 

19 de julio de 2012

La exploración de 10, 663.9 hectáreas del cerro de Las Espejeras que se sitúa en el barrio de La Cañada perteneciente al municipio de Tetela de Ocampo que ha iniciado la Minera Frisco, propiedad de uno de los hombres más ricos de México: Carlos Slim, para la extracción de oro ha provocado inconformidad entre la población, quienes se organizan con diversos grupos que defienden el medio ambiente para oponerse al proyecto.

En 2003 el gobierno federal concesionó a la compañía de la familia Slim por 50 años (del 11 de noviembre del 2003 al 10 de noviembre del 2053) la exploración y explotación de esas tierras.

Según la Dirección General de Minas de la Secretaría de Economía, en Puebla se han concesionado 817,148.378 hectáreas para la minería.

Después de nueve años de haber conseguido la autorización a nivel nacional, maquinarias y personal de la empresa comenzaron a llegar al poblado poblano, en la Sierra Norte, a finales de mayo, según confirmó el secretario de Medio Ambiente del municipio, Marco Cortés Martínez.

El funcionario municipal aseguró que los 24, 459 habitantes del lugar desconocían que de sus tierras se podría extraer oro y plata y que el gobierno federal había otrogado el permiso para que Slim se enriqueciera aún más.

“La gente se ha acercado a la presidencia a preguntar lo que está pasando porque han visto llegar maquinarias; ningún representante de la empresa se ha acercado al Ayuntamiento a explicarnos qué actividad van a realizar, hemos preguntado a los trabajadores y nos dicen que van a explorar la tierra porque ahí puede haber oro. Esa situación es alarmante, porque se estarían afectando los bosques, el manto acuífero de la región que abastece a más de 40 comunidades», comentó el funcionario municipal.

La historia

El poblado se llamó Tetela del Oro hasta antes de 1861, porque en la comarca se realizaba la explotación de oro en varias minas del barrio de La Cañada. Por decreto del Congreso del Estado, el 23 de junio de ese año, se le concedió el título de Tetela de Ocampo, como homenaje al “ilustre” reformador Melchor Ocampo.

La Cañada es una localidad rural en la Sierra Norte de Puebla – a 151 kilómetros aproximadamente de la capital poblana-. Ahí nace el río Papaloateno que abastece de agua a miles de los habitantes de comunidades como La Soledad, Tamuanco, Zoyatitla, entre otros. También pasa en la zona, el río Zitlalcuautla.

‘’No al oro, sí a la vida’’

La incertidumbre llevó a los lugareños, dueños de comercios y a la autoridad local a conformar la »Asociación Civil Tetela Hacia el Futuro», además han buscado apoyo de otras agrupaciones como la »Unidad Indígena Totonaca Náhuatl» (Unitona), la »Organización Independiente Totonaca» (OIT), la »Organización Indígena Independiente Ahuacateca» (OIIA), el »Instituto Mexicano de Desarrollo Comunitario» (IMDEC), la »Red Mexicana de Afectados por la Minería» (REMA), entre otras, para impedir la extracción de las piedras preciosas.

En el municipio se observan varias mantas con leyendas: “En nombre de toda la comunidad de Tetela de Ocampo te pedimos (habitante) que no vendas tu propiedad. La mejor manera de evitar los daños que provoca la explotación minera a cielo abierto es no vender. Tetela te necesita” con remitente a dicha organización campesina.

Otras solicitan: “Señor alcalde, su trabajo es proteger a la gente, territorio y recursos de Tetela ¡No nos defraude!”.

Germán Romero, habitante del municipio y presidente de la asociación Tetela Hacia el Futuro, explicó que esa acción forma parte de los pasos que están dando para “hacer ver” a la autoridad federal, estatal y empresa de su inconformidad, “y que estamos dispuestos a defender nuestras tierras”.

“Podemos vivir sin oro, pero no sin agua. No al oro y sí a la vida”, agregó.

Los daños

A partir del pasado 19 de junio, académicos de la Universidad Autónoma de México (UNAM), de la Universidad Iberoamericana, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), y las agrupaciones indígenas organizan foros titulados: ‘Proyectos de muerte en Puebla’ y ‘Cielo abierto, cerro muerto’ en la conocida máxima casa de estudios en esta entidad.

El fin de estos encuentros, es explicar a los campesinos de Tetela de Ocampo sobre los daños ambientales que llegaría a causar la explotación de la mina en La Cañada, explicó el investigador de la UNAM, Luis Villoro.

La minería de metales a cielo abierto es una actividad industrial de alto impacto ambiental, social y cultural, “porque para obtener los minerales es indispensable deforestar y remover la capa superficial de la tierra, que da vida a la flora y la fauna. Estamos hablando de un asunto gravísimo”, indicó Sergio Tischler, académico de Ciencias Sociales y Humanidades de la Benemérita.

»Para la extracción de oro y plata, es inevitable la destrucción de bosques, áreas cultivadas, viviendas, la afectación de mantos acuíferos», indicó la presidenta del grupo de ambientalistas en la entidad, ‘Puebla Verde’, Verónica Mastretta, quien se unió en esta semana a los grupos que buscan evitar los trabajos de Minera Frisco.

Una forma de evitar la destrucción del ecosistema en la región, explica Mastretta es consiguiendo la declaratoria de ‘zona natural protegida’ del bosque en las 10,663.9 hectáreas del cerro de Las Espejeras.

Reconoce que es un proceso largo, y que se requiere del apoyo del gobernador, Rafael Moreno Valle.

Para la exploración que realiza la empresa Minera Frisco “no es necesario que cuente con el manifiesto de impacto ambiental”, ya que la actividad se encuentra bajo la Norma Oficial Mexicana NOM-120-SEMARNAT-2011, según el delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en Puebla, Carlos Albicker Albicker.

La delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), emitió en esta semana un comunicado de prensa y fijó que emplazará a la compañía minera “para que en la tercera semana de julio rinda informes del proyecto de exploración que ejecuta en ese municipio (Tetela de Ocampo) para saber si cumple con las autorizaciones que establece la ley”.

Según las versiones que ha recabado entre los vecinos de La Cañada, Germán Romero, del grupo Tetela Hacia el Futuro asegura que Minera Frisco tiene ya 72 hectáreas compradas en el cerro La Espejera.

“Hay un abogado que se llama Alejandro Martínez quien a nombre de la empresa (Minera Frisco) comenzó a convocar reuniones con los campesinos para convencerlos de vender sus tierras. En los últimos días han adoptado una postura más agresiva: a quien se niega a vender, lo amenazan con que se atenga a las consecuencias si sus propiedades sufren daños. Les dicen: ‘a ver qué haces cuando se te caigan las piedras de allá arriba’”, asegura Germán.

Autor: Elvia Cruz

http://m.sexenio.com.mx/puebla/articulo.php?id=11994

One Response to Slim y su lucha por extraer oro de suelo poblano

Leave a reply

Suscríbete a la lista de información sobre minería:

¿Quieres recibir las notas de prensa e información sobre el tema de minería en México?
Escribe a: inforema.mexico@gmail.com y te daremos de alta en nuestra lista de información.

Creative Commos, 3.5 No derivadas. Red Mexicana de Afectados por la Minera. 2010-2013

contador de visitas