Por Tomado de: / Proceso

Dia de publicación: 2012-11-13

Tras el asesinato del hijo de Humberto Moreira y que revelara que había empresarios relacionados con ‘Los Zetas’ en la zona Carbonífera, dicha revista publica que los propietarios de varias minas son de reconocidos políticos e inversionistas.

En su reportaje, “Los ‘pocitos’, negocio de políticos, empresarios… y zetas”, la revisa Proceso abunda sobre la situación de la minería del carbón en Coahuila, asegura, “los propietarios de esas minas son políticos, empresarios… y gente vinculada con Los Zetas”.

La publicación recuerda que luego del asesinato de su hijo José Eduardo en Acuña, el 3 de octubre pasado, el exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés, declaró que había empresarios relacionados con “Los Zetas” en la Región Carbonífera.

“Dijo que Heriberto Lazcano, ‘El Lazca’, tenía tajos de carbón en Progreso, Municipio donde supuestamente fue acribillado el capo el 7 de octubre último”.

Proceso indica que el 30 de agosto, la Policía Estatal y el Ejército derribaron 15 pocitos ubicados en terrenos del Gobierno de Coahuila. El gobernador Rubén Moreira afirmó días después que la delincuencia tenía varias minas de ese tipo.

“Los pocitos destruidos eran de José Reynol Bermea Castilla, presunto operador de ‘Los Zetas’ en Sabinas. Fue detenido en septiembre por elementos de la Marina Armada de México (Semar). Él dirigía la empresa Minera “La Marina”.

“En una búsqueda registral, Proceso detectó que los pocitos destruidos estaban amparados por la concesión (título 221614) expedida por la Dirección General de Minas en marzo de 2004 a nombre de Minera ‘El Sabino’ y Minera ‘El Saucito’, de Alfonso González Garza”.

El texto consigna que el 3 de mayo de 2011, hubo una explosión en el Pozo 3 de Binsa. El saldo: 14 muertos y un adolescente de 14 años de edad mutilado.

“Binsa es propiedad de Melchor González Vélez, ‘El Chorín’, quien no tenía concesión minera, pues operaba con el título 218000, que era de su padre, Alfonso González Garza, y un socio: Jesús María Montemayor Seguy, ‘El Chuma’, hermano de Edmundo y de Rogelio, este último fue Gobernador de Coahuila y Director de Pemex.

“Los Montemayor Seguy y los González son socios y acaparan decenas de miles de hectáreas en la región, donde tienen influencia política. Jesús María, hijo de ‘El Chuma’, es Alcalde de Sabinas”.

Los pocitos estaban a la vista en Sabinas y operaban, aun violando el reglamento municipal de Urbanismo que, en su artículo 74, los prohibía.

El reportaje señala que el 30 de octubre pasado, el diario Reforma informó que la PGR investiga a las empresas Perforaciones Técnicas Industriales y La Misión.

Asimismo, recuerda que Armando Guadiana Tijerina, en junio de 2011, fundó Claridad y Participación y se convirtió en el principal crítico de los hermanos Moreira.

“José Luis y Santana Armando Guadiana son prósperos empresarios. En la época de las privatizaciones estuvieron a punto de quedarse con AHMSA, pero les ganó Alonso Ancira.

“Sus negocios son variados: gas domiciliario, transporte de carga, ranchos ganaderos y agrícolas, barcos, eventos taurinos, minas…”.

Con todo, dice Proceso, han tenido sobresaltos. En agosto de 1994, Santana Armando fue acusado de un delito similar al que se le imputa al exgobernador Moreira: según la PGR, contrató a nombre de su empresa Coapa un crédito por 20 millones de dólares con Bancomext. No sólo presentó documentos falsos, sino que utilizó el dinero obtenido para otros fines. Estuvo preso unos días y luego fue exonerado.

Convertido en el más destacado opositor de los Moreira, en 2012, Armando Guadiana apoyó la campaña de Andrés Manuel López Obrador y la conformación del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

El 29 de octubre, Guadiana reunió en Torreón a los líderes del PAN y las izquierdas, entre ellos Jorge Zermeño y Guillermo Anaya, para integrar una alianza con miras a las elecciones de 2013.

Pero la relación más estrecha de los Guadiana es con los Gutiérrez, descendientes del General revolucionarios Eulalio Gutiérrez.

Guadiana fue socio, junto con el carbonero y exalcalde priísta Urbano Santos, en la extinta Transportes Aéreos de Coahuila, cuyo accionista mayoritario era Alejandro Gutiérrez, actual asesor de Manlio Fabio Beltrones.

“Información obtenida por Proceso, revela que mineras de los Guadiana venden unos 400 millones de pesos anuales a la Comisión Federal de Electricidad.

“Entre 2008 y 2011, los empresarios vendieron más de 2 mil millones de pesos: Minera Zapalinamé, 981 millones; Minera Río Álamo, 937 millones; Mantos Carboníferos, 190 millones; Carbón Mexicano, 167 millones; Comercializadora de Productos Minerales, 127 millones; Minera 2G, 51 millones; Minera Génesis, 12 millones; Minera Dalma, 11 millones, y Combustibles Fósiles, 40 millones”.

Proceso constató que hasta 2010, no todas las carboneras tenían trabajadores dados de alta, pero sí vendieron carbón. Ese año registraron sólo a 346 empleados, cuyo salario promedio era de 156 pesos diarios. Esto es: gastaron alrededor de 20 millones de pesos en nómina, un año que tuvieron ingresos por más de 400 millones.

Las empresas tienen diferentes nombres y representantes. En el caso de Zapalinamé, la dirige José Luis Guadiana; Río Álamo, es representada ante la UMPC por Osbaldo Garza, yerno de José Luis, cuyo correo es el mismo que el de Carbón Mexicano.

Zapalinamé tiene el mismo domicilio fiscal de Minera Génesis, mientras que Mantos Carboníferos tiene el mismo representante que Consorcio Titanes.

Desde que el gobierno de Carlos Salinas liberó la explotación de carbón en 1992, los poceros pudieron asumir la proveeduría a la CFE para las carboeléctricas José López Portillo y Carbón II.

En 2002, la CFE tuvo que licitar por condiciones del TLCAN. el gobernador de Coahuila, Enrique Martínez, fundó la Prodemi para que fuera intermediaria. Desde su creación fue denunciada por coyotaje, favoritismos y por la ausencia de seguridad social.

Al frente de la Prodemi, el Mandatario puso a Rodolfo Rábago, exdelegado de la PGR en Coahuila. Súbitamente aparecieron neocarboneros surgidos de la PGR, entre ellos Eliseo Jesús Aguilar, exagente del Ministerio Público.

Para 2007, políticos del PAN entraron al negocio, como el exdiputado federal Jesús Ramírez Rangel. Fue él quien negoció el precio del mineral ante la CFE. Cobró más de 45 millones de pesos.

“El jueves 8, Reforma informó que las minas investigadas venden carbón a la CFE a través de la Promotora para el Desarrollo Regional de la Minería en Sonora (Proderm), paraestatal supuestamente creada a instancias del diputado y compadre de Felipe Calderón, Guillermo Anaya; también es amigo del gobernador Guillermo Padrés y muy cercano a Guadiana Tijerina.

“La Proderm rechazó vínculos con el narco, pero admitió la participación de las empresas que cumplían con sus obligaciones ante la STyPS, el SAT y el IMSS, lo cual es poco común”.

‘SÚPER NEGOCIO’

Información obtenida por Proceso, revela que mineras de los Guadiana venden unos 400 millones de pesos anuales a la CFE. Entre 2008 y 2011, los empresarios vendieron más de dos mil millones:

Minera Zapalinamé.- 981 millones.

Minera Río Álamo.- 937 millones.

Mantos Carboníferos.- 190 millones.

Carbón Mexicano.- 167 millones.

Comercializadora de Productos Minerales.- 127 millones.

Minera 2G.- 51 millones.

Minera Génesis.- 12 millones.

Minera Dalma.- 11 millones.

Combustibles Fósiles.- 40 millones.

ENTÉRESE

Proceso constató que hasta 2010, no todas las carboneras tenían trabajadores dados de alta al IMSS, pero sí vendieron carbón. Ese año registraron sólo a 346 empleados, cuyo salario promedio era de 156 pesos diarios. Esto es: gastaron alrededor de 20 mdp en nómina, un año que tuvieron ingresos por más de 400 millones.

AUDIO RELACIONADO:

http://www.dossierpolitico.com/vernoticias.php?artid=119934&relacion=&tipo=Principal1&categoria=4