Tuxtla Gutiérrez

NO SÓLO tienen interés por La Lacandona a través de REDD, sino también por la Sierra Madre de Chiapas.
El secretario de Medio Ambiente e Historia Natural, Carlos Morales Vázquez, anunció que la entidad podría ingresar a ese negocio, pese a que pueblos se oponen por el despojo de tierras
El Heraldo de Chiapas
10 de enero de 2013

 

MARIANA MORALES Cuando en septiembre del año pasado, indígenas de la Selva Lacandona salieron de sus casas para llegar a San Cristóbal de Las Casas y dejar en claro que no permitirán la implementación del Programa Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REDD); los hombres y mujeres también dijeron que eso es una falsa solución porque despoja tierras, «pues no es parte de su cultura ponerle precio a sus montañas y ríos». Durante una reunión anual de trabajo de los Gobernadores sobre Climas y Bosques (CGF, por sus siglas en inglés) donde se analizó este tema; los indígenas se manifestaron y dejaron en claro que «contra el calentamiento global, deben dejar de contaminar», haciendo referencia a los países industrializados. Los bosques de Chiapas no deben ingresar a ese mercado que busca una falsa solución, pues los grandes empresarios -bajo el programa de REDD- obtendrían incertidumbre legal, enfatizaron. Pese a que estos pueblos y activistas se oponen; en diciembre pasado, el nuevo secretario de Medio Ambiente e Historia Natural (Semahn) Carlos Orsoe Morales Vázquez, anunció que la entidad podría involucrarse en este mercado a largo plazo, pues está en proceso ante organismos internacionales. Este medio informativo buscó la respuesta de Morales Vázquez sin obtener respuesta. Su secretario particular, Víctor de la Cruz, respondió que el funcionario no está ofreciendo entrevistas y que se dejara un número telefónico para que luego el área de comunicación de la Semahn se comunique. LA CODICIA POR LA SELVA LACANDONA De acuerdo a un informe de la organización Otros Mundos Chiapas, la cual ha trabajado durante años con la Red Mexicana de Afectados por la Minería (Rema), indica que ese programa es una codicia por La Lacandona, el cual fue propuesto hace unos años en la ONU como un mecanismo de compensación que busca combatir el cambio climático. Aunque eso no sucedería. El 31 de octubre pasado, este medio de comunicación dio a conocer que los países extranjeros no sólo tienen interés por La Lacandona mediante REDD, sino también por la Sierra Madre de Chiapas. Al frente del proyecto está The Nature Conservancy (TNC). Ese programa es ajeno al que implementa el estado en la Selva Lacandona desde hace un par de años, y en el que se otorgaba dinero para que los lacandones no talen árboles y con ello se beneficie a la captura de carbono.
http://www.oem.com.mx/elheraldodechiapas/notas/n2836890.htm