Exigen a autoridades pronunciarse al respecto; solicitan retirar los lodos contaminantes vertidos en socavones

Atalo Mata

03/03/2013 08:31

TEXCOCO, 3 de marzo.- El relleno de socavones en este municipio, llevados a cabo con residuos del canal La Compañía, tienen altos índices de cadmio, plomo y nitrógeno, según estudios de la Universidad Autónoma de Chapingo (UACH).

Así lo informaron vecinos de la comunidad de Tequexquináhuac y la diputada perredista Claudia Elena Águila Torres, quien manifestó que “el Laboratorio Central Universitario del Departamento de Suelos de la Universidad Autónoma de Chapingo reportó la presencia de metales pesados en concentraciones de 1.39 mg de plomo y 0.08 mg de cadmio por kilogramo de lodo, es decir, aproximadamente 70 gramos de plomo y cuatro gramos de cadmio por metro cuadrado.”

Los lodos contienen materia fecal característica de las aguas residuales y por consiguiente contienen un porcentaje importante de nitrógeno, según citó la legisladora durante una ponencia en San Lázaro en octubre pasado.

Ingenieros Civiles y Asociados (ICA) hizo válido un permiso para rellenar las minas que en otra época fueron de grava o arena. Según lugareños, se han depositado en éstas unos 37 mil metros cúbicos de lodo procedente del canal La Compañía, el cual tiene alto contenido de metales pesados y excremento.

Según la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa), a Tequexquináhuac, Texcoco, se llevaron a depositar residuos sólidos producto de la construcción de las Línea 12 del Metro en el DF.

Grupo Imagen Multimedia buscó la posición de la empresa ICA sobre las acusaciones en su contra, pero la compañía se negó a hacer declaraciones sobre el tema.

Posición de colonos

“Cuando nos dimos cuenta de lo que traían los camiones que pasaban por aquí, vimos que no era tierra, eran lodos que venían escurriendo y el olor era insoportable”, dijo Bertha Trejo, una de las dirigentes de la Unión de Pueblos en Defensa del Agua y la No Contaminación.

Los habitantes de las comunidades de San Luis Huexotla, Tequexquináhuac, Lomas de Cocoyoc, Bellavista, Unidad Emiliano Zapata, ISSSTE, San Mateo Huexotla, Cooperativo, San Diego y Sector Popular, del municipio de Texcoco, son las más afectadas con el deposito de estos lodos en los socavones.

Según los pobladores, se tomaron muestras del lodo y fueron llevadas a la Universidad Autónoma de Chapingo para que les practicarán un estudio, resultando que hay presencia de cadmio y plomo en el material recolectado.

“El doctor Omar Arana nos recibió en su laboratorio (de Chapingo) días después de haber examinado los remanentes tóxicos. El agua de esos lodos son materia orgánica compuesta fundamentalmente de nitrógeno, fósforo, potasio, calcio y magnesio; ésta viene en forma de nitritos o nitratos y cuando son depositados en esos socavones pueden filtrarse a los mantos acuíferos”, subrayó.

Aseguró que los metales pesados y materia fecal pueden contaminar los mantos freáticos que abastecen de agua a la población de Texcoco y zonas aledañas.

Aurelio Reyes Ramírez, investigador de la Universidad Autónoma de Chapingo confirmó que existe el riesgo para la población, debido que Texcoco es una zona de recarga de mantos freáticos y en aproximadamente dos años los materiales pesados podrían llegar a éstos.

El investigador detalló que por lo general se tardan años en infiltrarse los lodos y lo que contienen, pero debido a que son depositados en socavones que tienen entre 50 y 100 metros de profundidad y los mantos se encuentran a 120 metros, el riesgo es mayor.

La zona ecológica donde se produce naturalmente la recarga del acuífero está asociada a la ladera noroccidental de la sierra Nevada, misma que alimenta el acuífero de Texcoco y parte del oriente del Valle de México; los desperdicios que son vertidos en las minas de esta zona, con el paso del tiempo se filtrarán al subsuelo dañando irreversiblemente los depósitos subterráneos de agua que abastecen a millones de habitantes, dijo Claudia Águila Torres.

Sobre el tema, la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (Propaem) frenó a fines del año pasado el relleno de los socavones y dijo que enviaría a analizar las muestras del relleno, sin que haya dado respuesta sobre el tema, afirmaron vecinos.

Incertidumbre

Los habitantes denunciaron que persiste la omisión por parte de las autoridades locales y federales para solucionar esta problemática, pues aunque se frenó el relleno de socavones, “hasta la fecha no hay una solución definitiva”.

El año pasado, los camiones pasaban de madrugada con cargas de lodo contaminado; después lo hicieron por las mañanas y poco después a cualquier hora, expresaron.

Lo anterior obligó a habitantes de Texcoco a manifestarse en contra de dicha práctica, cerrando avenidas para evitar el acceso de vehículos con carga e instalando retenes, los cuales ya fueron retirados debido a que las autoridades locales y federales se comprometieron a analizar el contenido de los desechos, sin que hasta el momento hayan tenido una respuesta.

Los comuneros de Tequexquináhuac llegaron a contabilizar hasta 150 vehículos pesados, por lo que impusieron sus condiciones: “Nadie pasará por aquí sin ser revisado”.

Incluso construyeron una torre de observación, hecha de madera, con el fin de cerciorarse por lo alto de que los camiones no cargaran con lodos tóxicos.

La diputada perredista Claudia Elena Águila Torres responsabilizó a ICA y a los dueños de las minas de querer provocar a la gente.

Los transportistas pusieron una cantidad enorme de material y piedras para hacer un nuevo paso y eludir el bloqueo de los pobladores, lo cual es un acto de provocación, manifestó.

Los vecinos de la colonia Bellavista, la más cercana a las minas, criticaron la lenta respuesta de las autoridades federales y estatales: “Ojalá hubiera conciencia por parte de las autoridades estatales y federales, que de hecho no nos han pelado o su respuesta ha sido muy a cuentagotas”, dijo el habitante texcocano Eugenio Hernández.

Don Mario, otro miembro de la comunidad, hizo énfasis en que “no está solucionado el problema ni concluida la lucha porque nuestra demanda es que no se sigan rellenando los demás socavones, porque hay gran cantidad de minas en toda la parte montañosa de esta región”.

También exigió que se cumpla la demanda que sacar los lodos depositados en los socavones.

Posición municipal

La alcaldesa de Texcoco, Delfina Gómez, se dijo respetuosa de las manifestaciones de las comunidades afectadas.

Sostuvo que se siguen estudiando los residuos tóxicos para determinar su peligrosidad, pero por lo pronto garantizó que no habrá más movimiento de camiones de carga.

“Se llega al acuerdo de que se frena el relleno de minas en tanto no exista una participación de un tercero que tome muestras de lo que se depositó y vean si efectivamente es tóxico o no”, apuntó.

Mientras tanto, el conflicto está trabado, la gente sigue inconforme y dispuesta a reinstalar los retenes en Texcoco, para evitar el relleno de minas con lodo.

 

http://www.excelsior.com.mx/2013/03/03/887067