| Editorial La Jornada de Oriente, 13 de marzo.-

 

La empresa minera Almaden Minerals, de origen canadiense, estimó que existe un yacimiento de 56.9 millones de toneladas de oro y de plata en la región de Tuligtic, ubicada en el municipio de Ixtacamaxtitlán, el cual explorarán durante los próximos meses para poder convertirse en una mina a cielo abierto.

La relevancia de conocer las estimaciones de la compañía canadiense es vital, porque se puede establecer claramente que los volúmenes de tierra que serán retirados –con la flora y fauna contenidas en ella– causarán un verdadero desastre en el ecosistema de la Sierra Norte de Puebla.

Las mineras arguyen a su favor que son generadoras de empleos y progreso en las comunidades donde se asientan. Lo cierto es que los puestos de trabajo son muy mal remunerados, duran apenas unos años y la situación de bienestar económico se extingue muy rápido, pues los beneficios pecuniarios se los llevan los empresarios. Ni siquiera hay una especialización para el trabajo.

Pero aún suponiendo, sin conceder, que en verdad hubiera altos beneficios económicos para las poblaciones, los costos en materia ecológica y de afectación a la salud humana resultan incalculables y, por tanto, impagables, pues ya se sabe que en los procesos de extracción y depuración de metales preciosos como el oro se agotan los mantos acuíferos y se libera cianuro.

http://www.lajornadadeoriente.com.mx/noticia/puebla/un-negocio-desastroso_id_21547.html