Consejo agrario en defensa del territorio dice no a la Reserva de la Biosfera de la Montaña de Guerrero como instrumento para la explotación minera

Abr 29, 2013


Difusión Cencos México D.F., 29 de abril de 2013

Boletín de prensa
Consejo Regional de Autoridades Agrarias en Defensa del Territorio

  • La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) impulsa el proyecto de la Reserva de la Biosfera de la Montaña de Guerrero que abarcaría 157 mil 896.08 hectáreas.

Las autoridades agrarias nos oponemos a los intentos de acabar con el ejido y los bienes comunales exigimos respeto a la propiedad colectiva de nuestras tierras conforme al espíritu original del Artículo 27 constitucional.

Tomando en cuenta que en el mes de Julio de 2012 la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) presentó un estudio para que el ejecutivo federal emitiera un decreto de la Reserva de la Biosfera de la Montaña de Guerrero que abarca 157 mil 896.08 hectáreas que forma parte del núcleo sagrado de nuestros pueblos Na’Savi y Me’Phaa. Sin pedir la autorización de pueblos que son los verdaderos dueños de esta riqueza natural, denunciamos públicamente otra acción más que pone en riesgo la integridad de nuestros territorios y viola nuestros derechos como pueblos originarios de la Montaña.

Esta propuesta afectaría a los núcleos agrarios de Cochoapa el Grande, San José Vista Hermosa, Iliatenco, Colombia de Guadalupe, Malinaltepec, Paraje Montero, San Miguel del Progreso, Santa Cruz del Rincón, Mixtecapa, Pueblo Hidalgo, Huehuetepec y Zitlaltepec; en los municipios de Cochoapa el Grande, Iliatenco, Malinaltepec, San Luis Acatlán, Atlamajalcingo del Monte y Metlatónoc.

Como pueblos originarios de la Montaña reiteramos públicamente nuestro rechazo a la creación de una reserva de la biosfera en esta región olvidada por las autoridades de Guerrero, porque implica que el gobierno federal tome el control de nuestros territorios ancestrales; nos someta a normatividades ajenas a nuestras formas de organización comunitaria, prohibiendo realizar nuestras actividades tradicionales relacionadas con el usos y disfrute de nuestros bienes naturales. Nuestras preocupaciones sobre las consecuencias de los proyectos conservacionistas y de los proyectos mineros que el gobierno está impulsando en nuestras tierras son serias, legítimas e informadas.

Tenemos conocimiento de que han sido certificadas, hasta por 30 años, 25,991.46 hectáreas en 12 núcleos agrarios bajo la figura de Áreas Destinadas Voluntariamente a la Conservación que, según la reforma a la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente de 2008, son reconocidas como áreas naturales protegidas. Consideradas “áreas productivas dedicadas a una función de interés público”.

También sabemos que el gobierno federal ha otorgado concesiones mineras a empresas extranjeras hasta por cincuenta años. Son proyectos que tienen todo el respaldo del gobierno del estado por la derrama económica que supuestamente generarían con la extracción depredadora de nuestras riquezas. Las inversiones que realizan estas empresas extractivas y los mismos intereses económicos de los concesionarios están protegidas por la Ley de Minería que considera esta actividad como preferente a cualquier otro uso del terreno.

Ante estos agravios causados por las autoridades federales y estatales, como pueblos nos organizamos para hacer frente a esta amenaza que violenta nuestros derechos colectivos. El 6 de octubre de 2012 realizamos el primer Foro Regional para informar y analizar estas nuevas formas de despojo promovidas por varias instituciones gubernamentales en este proceso de articulación comunitaria hemos nombrado nuestro Consejo Regional de Autoridades en Defensa del Territorio, conformado por comisariados de los núcleos agrarios afectados. Desde entonces hemos realizado siete asambleas regionales para analizar esta problemática que violenta las formas sagradas que como pueblo hemos establecido con nuestra madre tierra. Hemos realizado asambleas en cada núcleo agrario levantando actas de rechazo al decreto de Reserva de la Biósfera de la Montaña de Guerrero, y nuestras autoridades se han encargado de entregar estos documentos al Registro Agrario Nacional.

Con la fuerza y la sabiduría de nuestros pueblos que han sabido cuidar y proteger los bienes naturales y que hoy están en peligro de quedar en manos de gobiernos depredadores que han promovido el saqueo y la destrucción de nuestro hábitat, alzamos nuestras voces para decir:

¡NO A LA CREACIÓN DE UNA RESERVA DE LA BIOSFERA EN LA MONTAÑA DE GUERRERO!

1. Exigimos el respeto a nuestros territorios y a nuestros derechos como pueblos indígenas. Rechazamos el decreto de Reserva de la Biósfera de la Montaña de Guerrero y demandamos a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas la revocación, o en su caso, la terminación por anticipado de los certificados como Áreas Destinadas Voluntariamente a la Conservación, por no haber cumplido con los normas internacionales sobre el derecho a la información. Estas certificaciones inducidas de manera perversa por las autoridades impiden el uso y disfrute de parcelas, afectando a la población que sobrevive del trabajo agrícola.

La regulación, vigilancia y mantenimiento de las tierras ancestralmente conservadas quedarán a cargo de nuestras comunidades. No aceptaremos más certificados, ni inscribir bajo cualquier figura de conservación oficial nuestras tierras ancestralmente conservadas. Los recursos económicos que se gestionen o se propongan otorgar a las comunidades con la finalidad de mantener la conservación de las tierras ancestralmente cuidadas se recibirán sin condicionamiento alguno.

2. Rechazamos los intentos de acabar con el ejido y los bienes comunales, a través de la nueva iniciativa de reforma a la Ley Agraria, así como de las ya aprobadas reformas a Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y a la Ley de Amparo. Exigimos el respeto a la propiedad colectiva de nuestras tierras conforme al espíritu original del Artículo 27 constitucional. Ningún programa de gobierno puede estar condicionado a ningún tipo de certificación, regularización o cualquier otro tipo de condicionamiento para que los pueblos indígenas y campesinos accedan a los recursos públicos destinados al campo.

3. Exigimos la cancelación inmediata de las averiguaciones previas en contra compañeros que integran este movimiento en defensa de nuestros territorios, contra el proyecto de Reserva de la Biósfera de La Montaña y contra los proyectos mineros y privatizadores.

4. Exigimos la cancelación de las concesiones mineras entregadas por el gobierno federal en nuestros territorios ancestrales, violando tratados internacionales como el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo.

Han sido documentados proyectos mineros en etapa de exploración: La Diana, con una superficie de 15,000 hectáreas, entregada a la empresa Casmin (Canadiense), que afectaría los núcleos agrarios de Zitlaltepec, Iliatenco, Paraje Montero y Malinaltepec; y Corazón de Tinieblas, con una superficie de 50,000 hectáreas, entregada a la empresa Hochschild Mining (Inglesa), que afectaría los núcleos agrarios de Totomixtlahuaca, Acatepec, Tenemazapa, Pascala del Oro, Colombia de Guadalupe, Iliatenco, Tierra Colorada, Tilapa y San Miguel del Progreso. Se trata de los mismos territorios que ahora el gobierno federal quiere administrar con su proyecto de Reserva de la Biósfera.

5. Demandamos el derecho de nuestros pueblos de construir y conducir nuestras instituciones educativas. Las asambleas deben ser el espacio donde se discuta sobre la educación que queremos. Que los pueblos participen plenamente en el diseño e implementación de los programas educativos, para que respondan a nuestras necesidades y garantizar que se eduque según las formas de vida comunitaria, para no seguir reproduciendo el mismo modelo educativo del sistema. Lucharemos por formar consejos integrados por ancianos, autoridades, profesores y estudiantes, para vigilar y construir la educación que se necesita, siempre consultando e informando a nuestras asambleas.

Video Conferencia de Prensa: No a la Reserva de la Biosfera de la Montaña de Guerrero como Instrumento para la explotación minera

Atentamente

Consejo Regional de Autoridades Agrarias en Defensa del Territorio

México D.F., 29 de abril de 2013

Más sobre la minería en México

Información difundida por el Área de Comunicación y Visibilidad de Cencos