Llegan expertos de EU a la mina La Esmeralda

Fuente: Josué Rodríguez

viernes, 21 de junio del 2013

Foto: Archivo

Foto: Archivo
E
Muzquiz, Coah.- De acuerdo a los informes del equipo técnico que desarrolla el plan de rescate en Mina La Esmeralda, las acciones de control se han aplicado sin contratiempos y avanzan a un ritmo mayor al originalmente calculado, con indicadores que muestran descenso de la temperatura y disminución sustancial del monóxido de carbono originado por el incendio.

A través de un comunicado, la subsidiaria de Altos Hornos de México (AHMSA), informó que una vez se alcancen las condiciones mínimas de seguridad para las brigadas de emergencia y se cuente con el aval de las autoridades federales que supervisan la operación, se procederá al reingreso del personal de rescate.

Como una garantía adicional, por decisión de la Presidencia del Consejo se solicitó la presencia de expertos en incendios de minas de la firma Phoenix First Response, de Arizona, los que han corroborado lo adecuado tanto del plan de acción como de las decisiones para control del siniestro adoptadas por los ingenieros de Minera del Norte.

Señala que hasta el momento se han efectuado 8 barrenos desde la superficie al interior de la mina, tanto para la introducción de agua como para situar sensores que muestren el comportamiento del ambiente al interior de las galerías.

Las mediciones que se efectúan en forma constante muestran que actualmente la temperatura promedio dentro de la mina bajó a 28 grados y en la zona específica donde ocurrió el siniestro se encuentra en 35 grados.

Asimismo, la concentración promedio de monóxido de carbono, que originalmente llegó a las 300 partes por millón, ha descendido a 100 partes por millón, lo que se acerca a las condiciones que permitirían el reingreso de las cuadrillas de rescate especializadas hasta la zona alta de la mina, en la que fueron vistos por última vez el supervisor Guadalupe Ayala Fraire y el operario Gerardo Hernández Corona.

Para corroborarlo, a través de los barrenos se tomaron muestras de aire del interior de las galerías, las que han sido enviadas a laboratorios especializados, a fin de conocer con precisión los indicadores de contenido.

Hasta el momento se han introducido a la parte baja de la mina un total de 22 mil metros cúbicos de agua, para lo cual ha sido necesario el tendido emergente de más de 8 kilómetros de tubería entre la mina y cinco puntos de abasto de agua. Al agua se ha agregado espuma y compuestos químicos neutralizantes, a fin de acelerar el proceso.

En ese aspecto, resalta la actitud solidaria de la comunidad circundante a La Esmeralda, que ha puesto a disposición de la empresa sus reservas de agua a fin de acelerar la aplicación del plan de emergencia, que tiene como destino fundamental concretar la operación de rescate.

En igual sentido, el medio millar de técnicos y operarios de La Esmeralda, apoyados por personal especializados de otras minas de la empresa, se han mantenido trabajando las 24 horas para lograr el máximo avance y han declarado su voluntad de ser integrados en su momento a las cuadrillas de rescate.

A partir de las horas siguientes al siniestro, la empresa ha informado constantemente los avances a las familias de los dos trabajadores no ubicados, al igual como al conjunto de técnicos, empleados y operarios de La Esmeralda, y ha puesto a disposición de las familias todo el apoyo requerido.

http://www.vanguardia.com.mx/aunsinrescataraminerosencoahuila-1768649.html