Diario de Querétaro
28 de junio de 2013

 

Laura Banda Campos

 

Querétaro, Qro.- «Focos rojos» en la actividad minera de Querétaro,
advierte el delegado federal del Trabajo, Gerardo Vázquez Mellado
Zolezzi, al asegurar que sólo dos de las 470 concesiones mineras
otorgadas aquí, operan legalmente, el resto se encuentra en el
clandestinaje.

 

Ante esta problemática anunció la conformación de un «frente único»
entre autoridades de los diferentes niveles de gobierno,(Sedesu,
Economía, Reforma Agraria, PGR y las instancias del trabajo como de
protección civil), con la finalidad de ordenar esta labor.

 

Dijo que es una actividad que tiene «prendidos los focos», ya que
opera en la ilegalidad y con problemas de salud que afecta a la
familia, debido a que materiales como el mercurio están siendo
fundidos en sus propias viviendas, poniendo en riesgo la vida.

 

Al respecto, comentó, «sí es un foco rojo, porque hay vidas en juego,
sí lo es porque la gente por ignorancia comete muchos errores como
fundir el mercurio en sus cocinas».

 

El funcionario federal informó que se tienen registradas 470
concesiones mineras en la entidad, de éstas el 80 porciento están
dedicas a la explotación del mercurio y el resto a minerales como el
oro y la plata.

 

El problema, abundó es que, sólo dos minas cumplen con la formalidad,
la cual es: están dadas de alta ante la Secretaría de Hacienda,
ofrecen seguridad social a cerca de mil 200 trabajadores como demás
prestaciones y ofrecen un salario promedio diario de 300 pesos.

 

Sin embargo, remarcó, se tiene a quienes explotan clandestinamente y
en donde a diario exponen su vida, ya que carecen de medidas de
seguridad y prevención alguna, pero que ante la necesidad de una
fuente de empleo no tienen más opción.

 

«Mientras no generemos empleos en estos municipios; Peñamiller,
Cadereyta, Pinal de Amoles y San Joaquín, la gente se va a seguir
jugando la vida» y dijo que el tema no es traer todo el empleo a la
región metropolitana del Estado si no distribuir la inversión a otras
zonas.

 

Vázquez Mellado señaló que precisamente para atender el asunto de las
minas es que se ha integrado un «frente único» para sumar las
acciones.

 

Hoy, aceptó que «el minero se siente perseguido, no protegido,
entonces cuando el minero sienta que lo estamos protegiendo porque
solamente hay una estrategia entre el gobierno federal, estatal y
federal, ahí el minero va a sentirse protegido, no perseguido».

 

Explicó que las minas activas que operan en la legalidad, una está en
el municipio de Cadereyta, en la cual se explota el mercurio; y la
otra se ubica en Ezequiel Montes, misma que es yacimiento de oro y
plata.

 

Refirió que estas dos minas además de ofrecer mil 200 fuentes de
trabajo se tienen otros 400 de forma indirecta.

 

El delegado, comentó que hoy en las minas clandestinas, les pagan 120
pesos diarios en efectivo y sin recibo y sin prestaciones, mientras
que «en la minería formal percibe 300 pesos diarios, se paga bien por
el riesgo que corresponde como trabajador al estar bajo tierra».

 

Puntualizó que la explotación del mercurio resurgió luego de que éste
«se fue para arriba, de estar en 800 pesos el kilo, se fue a 4 mil
pesos el kilo, entonces aquí el tema es que los coyotes lo compran a
mil pesos y lo revenden a 4 mil pesos y no arriesgan su vida».

 

«Ahí es donde entra la PGR, ahí es donde yo le digo al delegado,
Alberto Buendía, si no entras tú en acción vamos a seguir teniendo
pérdidas fatales para Querétaro».