Dos de 29 conflictos por minería están en Puebla

Feb 10, 2014

 
 

EN OLINTLA habitantes de distintas demarcaciones protestaron el año pasado contra los proyectos mineros e hidroeléctricos. Foto: Archivo

 

El Sol de Puebla
10 de febrero de 2014

por Carolina Vega

De las 29 disputas sociales en el país identificadas por el Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina (OCMAL) y surgidas a raíz de la inconformidad de actividad minera, dos corresponden al estado de Puebla, en el municipio poblano de Tetela de Ocampo y en el municipio de Ixtacamaxtitlán.

En la actualidad, existen en territorio mexicano 29 conflictos que enfrentan a distintos actores sociales por la oposición o no de actividad minera, según la base de datos de la entidad internacional dedicada a identificar estallidos sociales tras la planeación o aprobación de un proyecto de minería.

Dos de ellos se registran en el estado de Puebla y enfrentan desde el 2009 y el 2012, respectivamente, a la población de Tuligtic, en Ixtacamaxtitlán, con los responsables de la Minera Gavilán S.A. de C.V. de la compañía canadiense Almaden Minerals, y a los pobladores del municipio de Tetela de Ocampo con la empresa Minera Espejeras S.A de C.V., filial del Grupo Frisco propiedad de Carlos Slim.

CONTAMINACIÓN O MEDIO AMBIENTE PELIGROSO ENTRE LAS RECLAMACIONES

Los argumentos esgrimidos por los habitantes de Ixtacamaxtitlán en contra del proyecto minero que opera desde 2010 en el municipio después de haber conseguido la aprobación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) son, según el OCMAL, «contaminación» y riesgo de «exposición a un medio ambiente peligroso».

La eventual actividad minera en Tetela de Ocampo vulnerará, tal y como señaló la misma organización, el derecho a la salud, el derecho a la vida y el derecho a un medio ambiente saludable además de provocar la «exposición a un medio ambiente peligroso» afectando principalmente a las comunidades indígenas del municipio cuya población se estimó en 7 mil 165 personas.

Precisamente, el consentimiento de la población indígena habitante en el municipio es un requisito indispensable para que la minera Espejeras pueda iniciar los trabajos de exploración mineral, tal y como impuso la Semarnat después de aprobar el 3 de octubre de 2012 la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) presentada por la empresa.

Con la identificación de estos dos conflictos mineros, Puebla se sitúa en el índice elaborado por OCMAL en la misma posición que otros estados como Chiapas, Baja California y Jalisco, y sólo por debajo de Oaxaca, Sonora y San Luís Potosí, que registran tres situaciones conflictivas por proyectos mineros cada uno.

 

http://www.oem.com.mx/elsoldepuebla/notas/n3286222.htm