El empresario Rigoberto Verduzco asegura que sólo se extraerá el mineral y no realizarán ningún proceso de lixiviación ni concentración en el lugar; habrá beneficios para la comunidad; en próximos días presentarán la Manifestación de Impacto Ambiental ante la Semarnat

Nalleli FALCÓN ÁLVAREZ
Sábado 22 marzo 2014 7:55 am

220314N260Rigoberto Verduzco Rodríguez, representante legal de GABFER, S.A. de C.V., firma que pretende establecer una mina para la extracción de cobre, afirmó que esta actividad no creará afectaciones ambientales en Zacualpan.
En entrevista con el periodista Héctor Sánchez de la Madrid, Rigoberto Verduzco refirió que cuentan con los estudios que lo demuestran, e insistió en que el manantial y la comunidad no se verán dañados; sólo se extraerá mineral, no realizarán procesos de lixiviación ni de concentración.
Sostuvo que la mina se ubica a 4 kilómetros del manantial y a 2 kilómetros en línea recta de la comunidad, y entre estos dos se encuentra un cerro.
Indicó que ya cuentan con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), que habrán de ingresar en próximos días ante Semarnat para concluir con el proceso para establecer la mina.
Indicó que el título de concesión de explotación minera comprende un terreno comunal de 100 hectáreas, pero la superficie sobre la que se pretende trabajar en la primera etapa para la extracción es de 4.3 hectáreas.
Comentó que en asamblea celebrada el 4 de noviembre de 2011, los comuneros de Zacualpan le otorgaron el permiso para la exploración. Dijo que cuenta con el acta de Asamblea firmada por más de 80 comuneros y con el sello comunal.
Expresó que buscarán consensuar con la población, “explicarles nuevamente el proyecto, que tengan la certeza de que habrá un beneficio para la comunidad, (…) además de los empleos directos e indirectos que se generarán, ya que ellos tienen derecho a una regalía directa”.
Más…
Contrario a la información que se ha manejado sobre las afectaciones ambientales que dejaría en Zacualpan la instalación de una mina de cobre, Rigoberto Verduzco Rodríguez, representante legal de GABFER, S.A. de C.V., aseguró que no habrá tales daños.
En entrevista con el periodista Héctor Sánchez de la Madrid, Rigoberto Verduzco afirmó que el manantial y la comunidad no se verán afectados, pues sólo se extraerá mineral, “no haremos ningún proceso de lixiviación ni de concentración de minerales”.
Añadió que el material se encuentra a cielo abierto y no se extraerá con el apoyo de explosivos o algún proceso químico, “la extracción se hará con máquinas pesadas y el material se trasladará a otros lugares para su tratamiento”.
Además, sostuvo que la mina se ubica al suroeste del manantial y a 4 kilómetros del mismo, y a 2 kilómetros en línea recta de la comunidad, y entre estos dos se encuentra un cerro, lo que hace físicamente inviable que se pueda dar una afectación ambiental.
Descartó que vaya a efectuarse algún proceso químico en el lugar, pero, inclusive, de ninguna forma pudiera haber afectaciones directas para el manantial, “porque son cuencas hidrológicas diferentes, independiente una de la otra”.
Señaló que ya cuentan con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), la cual habrán de ingresar en próximos días ante Semarnat para concluir con el proceso para establecer la mina.
Refirió que la explotación del yacimiento en una primera etapa podría durar de 5 a 7 años. Para nuevas fases, habría que realizar nuevos estudios, “cada etapa requiere su MIA”.
Lamentó la controversia que se generó alrededor del tema, “sin tener información concreta, partieron de algo que no es”.
Señaló que GABFER es la dueña del título de concesión de explotación minera, mismo que anteriormente perteneció a Adolfo Pineda Martínez, quien al fallecer lo heredó a sus hijos Pineda Larios, “ellos celebran un contrato conmigo y me ceden los derechos para exploración y explotación”.
La concesión abarca un terreno comunal de 100 hectáreas, pero la superficie sobre la que se pretende trabajar para la extracción de cobre, solamente comprende 4.3 hectáreas.
Mencionó que si bien el Servicio Geológico Mexicano marca la existencia de plata, oro y cobre, el estudio que ellos solicitaron a la Universidad de Colima determinó que había cobre y plata, sin embargo, éste ultimo por las cantidades no es rentable para la actividad.
PRIMER CONTACTO
CON COMUNEROS
Señaló que en una Asamblea, celebrada el 4 de noviembre de 2011, los comuneros le otorgaron el permiso para la exploración. Dijo que cuenta con el acta firmada por más de 80 comuneros y con el sello comunal.
“La primera vez que fui, se les planteó que queríamos hacer estudios para la explotación de la mina; en la segunda, se llevó a votación y fue donde autorizaron que se hicieran los estudios necesarios para ello”, abundó.
Sostuvo que con ese permiso comenzó a hacer los “estudios de gabinete”, es decir, topográficos, geofísicos y geológicos, “sin sacarle un solo gramo de mineral, no se hizo movimiento de tierras, el punto está como siempre ha estado”.
MANIFESTACIÓN DE
IMPACTO AMBIENTAL
En 2012, un equipo de expertos de la empresa Acuícola, S.A., dirigidos por Pablo Rivera Jiménez, comenzó a elaborar la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), misma que se ha ido actualizando.
“En este trabajo participaron geólogos, geofísicos, topógrafos, ingenieros civiles. Me tocó a mí coordinar el trabajo técnico y, efectivamente, fuimos a recabar datos de campo con la autorización que otorgó la Asamblea”, explicó Rivera Jiménez.
Detalló que para ingresar a los diferentes terrenos se solicitó el permiso a la gente de la comunidad, “son estudios de campo, no son invasivos. No se excavó, sólo se extrajo una bolsa de piedras para llevar a la Universidad de Colima”.
La MIA, señaló, establece que el proyecto es viable sólo si se hace la extracción del mineral en breña, sin realizar ningún proceso de beneficio ni de lixiviación, “es decir, que sea una mina a cielo abierto”.
Asimismo, plantea que el suelo orgánico se debe almacenar en un terrero para que cuando se termine la extracción de mineral, ese suelo se recupere “con las medidas que las normas oficiales indican y con la autorización de la autoridad competente”.
Pablo Rivera externó que luego de afinar algunos detalles y corregir ciertos errores de dedo en la redacción de la MIA, habrán de presentarla ante la Semarnat y “será esa dependencia quien determine los tiempos de acuerdo a su reglamento”.
Además, dijo, propondrá una consulta pública donde Semarnat y la empresa GABFER tengan como obligación presentar el estudio al público en general y aclarar las dudas que hay al respecto.
También necesitan la autorización de la Conafor para el cambio de uso de suelo; y mantener el título de concesión minera para explotación ante la Secretaría de Economía, “para ello se hace un pago semestral, aunque no se trabaje”.
De la SCT también necesitan ciertos permisos, en caso de que se haga alguna adecuación a los caminos existentes. Además de una concesión de Conagua para poder captar agua en temporada de lluvia.
DIÁLOGO CON
HABITANTES
Rigoberto Verduzco manifestó que buscará consensuar con la gente de Zacualpan, “explicarles nuevamente el proyecto, que tengan la certeza de que habrá un beneficio para la comunidad”.
Asimismo, dejarles claro que el grupo GABFER está integrado sólo por empresarios de Colima, que han trabajado con mucho esfuerzo, “no hay canadienses ni chinos, como se ha estado manejando”.
En caso de que la comunidad no acepte, mencionó, existe un recurso legal por medio del cual se obtiene la facultad para hacer una ocupación temporal, “pero yo no quisiera llegar a esos términos”.
Puntualizó que siempre ha sido respetuoso de la comunidad y éste es recíproco, “a todas las asambleas que fui, lo hice solo; se dieron algunas diferencias por falta de información, pero nunca hubo agresiones o confrontaciones”.
Mencionó que los habitantes tienen derecho a expresar sus dudas y él como empresario, con un contrato para la explotación, también tiene sus derechos, “pero la idea es consensuar con ellos una vez que estén los documentos totalmente terminados”.
Afirmó que habrá un beneficio directo para la comunidad, pues además de los empleos directos e indirectos que se generarán, “ellos tienen derecho a una regalía directa”.
Dijo que con la aprobación de la reforma fiscal, se estableció un impuesto del 7.5 por ciento sobre las utilidades, de los cuales 50 por ciento es para el municipio; 30 por ciento para el Estado y 20 por ciento para la Federación.
Recordó que a los habitantes de Zacualpan se les hizo un ofrecimiento por escrito de 4 dólares por tonelada de material extraído. Además, una vez que estuviera establecida la empresa, se les dijo que habría visitas médicas quincenales, para ayudar a la población, con revisiones para controlar peso, diabetes e hipertensión.
Explicó que son opciones que se les ofrecieron a los pobladores para que decidieran cuál es la más urgente.
También el establecimiento de un farmacia en la comunidad, “se les ofreció, incluso antes de entrar, 10 mil toneladas por adelantado, a razón de 4 dólares por tonelada de tierra extraída”.
Estas propuestas, dijo, se entregaron por escrito en la Casa Ejidal y se pegó en diferentes lados, pero “no hubo respuesta”.
EXPLOTACIÓN
MINERA EN COLIMA
Al concluir 2013, en Colima existían 948 expedientes de lotes para explotar, de los cuales 600 están cancelados, es decir, que incumplieron alguna norma o realizaron actividades prohibidas por la ley, “el resto, 348 son activas, están concesionadas y están trabajando”.
A excepción del municipio de Cuauhtémoc, el estado cuenta con concesiones para explotar en todo el territorio, siendo Manzanillo y Minatitlán las demarcaciones con mayor número de permisos, así lo expresó Agustín Luis Trejo Ramos, delegado de la Secretaría de Economía.
“La mayoría son pequeñas minas, se dedican a sacar el material, no lo procesan”. En la entidad, a pesar de que hay los elementos en la tierra, sólo dos empresas realizan la extracción y el procesamiento del mineral.

220314N262

MAPA

En esta imagen de satélite, tomada de Google Earth, se aprecia el lugar donde se proyecta explotar la mina de cobre, la comunidad de Zacualpan, las bombas de Ciapacov y el manantial.

http://www.diariodecolima.com/2014/03/22/mina-de-zacualpan-lejos-de-manantial-no-contaminaria/