Coordinan red de denuncia de las nuevas formas de esclavismo

Patricia Muñoz Ríos
 YA
Periódico La Jornada
Jueves 18 de febrero de 2016, p. 15

La Familia Pasta de Conchos revitalizará su petición ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que admita su demanda de rescate de los 65 mineros muertos y la justa reparación del daño a los deudos, señaló el sacerdote Carlos Rodríguez, integrante del equipo de apoyo legal a esta organización y fundador del Centro de Reflexión y Acción Laboral.

En el contexto de las acciones que se llevarán a cabo a propósito del décimo aniversario de la muerte de los mineros, esta organización volverá a plantear su solicitud ante la CIDH, basada principalmente en que el gobierno mexicano –junto con la empresa Grupo México– les negó su derecho humano a recuperar los restos de los fallecidos para darles una digna sepultura, y no garantizó el acceso a la justicia a las viudas, huérfanos y demás familiares, con lo que los revictimizó.

Este 19 de febrero, además, –como lo vienen haciendo mes con mes desde 2007– se llevará a cabo una misa a las afueras de las oficinas centrales del Grupo México, consorcio propiedad de Germán Larrea, para recordar a estos trabajadores. Por ello se trasladarán desde Coahuila deudos y representantes de los pueblos mineros de la localidad, bajo la misma consigna de que no descansarán hasta ver rescatados los cuerpos.

El sacerdote reveló que también, a fin de mantener viva la queja presentada ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se ha conformado una red de denuncia y documentación de las nuevas formas de esclavismo minero en la región carbonífera de Coahuila, en la cual participan jóvenes mineros que recaban información fotográfica, en video y documental para denunciar, de manera anónima, las ilegalidades que en materia de derechos laborales y humanos cometen las empresas, así como actos de corrupción de autoridades e inspectores.

Esto ha permitido que en 14 meses no haya muerto un solo minero en esta región, no obstante que los empresarios aplican cada vez condiciones más opresoras de trabajo, y se multiplicaron las minitas de arrastre, que son pozos bajo cuevas de escombros de carbón. Casos que son denunciados por los jóvenes mineros, y la Familia Pasta de Conchos, mantiene permanentemente informados de ellos a la comisión de expertos de la OIT.

Carlos Rodríguez hizo ver que a diez años de los sucesos en Pasta de Conchos, no ha habido una investigación a fondo, no se conoce la verdad, las sanciones a la empresa fueron risibles, y recientemente se tenía la promesa del secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, de que se valoraría abrir la mina, pero devolvió los expedientes de las autoridades judiciales de Coahuila, con lo que se cerró otra vez la puerta de la justicia a los deudos.

– See more at: http://www.jornada.unam.mx/2016/02/18/politica/015n2pol#sthash.5g5XvU6U.dpuf

http://www.jornada.unam.mx/2016/02/18/politica/015n2pol