18 Feb 2016
índice
En contra. Los comunitarios denuncian que los trabajos son ilegales. / ESPECIAL
Según los pobladores no se cumplen los manifiestos de impacto ambiental

Habitantes del poblado San José Cloete, ubicado en el municipio de Sabinas, impidieron que se iniciaran los trabajos de extracción de carbón del tajo ubicado en la colonia Altamira —en ese municipio— porque no se cumplen los manifiestos de impacto ambiental.

De acuerdo con Cristina Auerbach Benavides, directora de la organización Pasta de Conchos, dicho manifiesto de impacto ambiental permite hacer trabajos mineros o mezclas de carbón a 350 metros de la última casa; sin embargo, está a 100 metros de las casas de Infonavit y a 25 metros de las casas donde se encuentra la oficina de la también activista.

“Este tajo había sido cancelado anteriormente por Protección Civil y (el ex alcalde) Antonio Nerio quitó los sellos y metió su maquinaria para empezar a trabajar de nuevo; pero no solo eso, llegaron entre 10 y 12 mujeres lideresas del PRI diciendo que eran esposas de los trabajadores, cuando en ese tajo solo hay dos trabajadores. Muy agresivas y muy violentas, cuando la gente se les empezó a acercar, las insultaron y les aventaron piedras”, denunció ante VANGUARDIA.

Tras un enfrentamiento verbal, arribaron unidades de Protección Civil así como representantes de la Secretaría del Trabajo, Tesorería y Obras del Municipio a cancelar nuevamente la concesión de la que es propietario el primer regidor de Sabinas, Álvaro Jaime Arellano y representante del Partido del Trabajo (PT).

“¿Quién va a reparar el daño que hicieron? No basta con que se quiten, se tiene que reparar el daño y tienen que tapar lo que hicieron. ¿Por qué en este Estado, después de Pasta de Conchos, el Gobernador y el alcalde siguen tolerando que destruyan un pueblo para sacar carbón? Lo único que estamos pidiendo es que sea legal y es ilegal que se rompan unos sellos y se vuelvan a meter”.

Según Auerbach Benavides el exalcalde Antonio Nerio ha intentado comprar las casas de las familias que habitan en ese sector e incluso les ha ofrecido dinero, pese a que es ilegal extraer carbón en la zona.

Esta concesión —que abarca parte de la unidad habitacional— le fue otorgada al primer regidor Álvaro Jaime, por la Secretaría de Economía aproximadamente en 1979 y anteriormente, operaba con irregularidades pues se no entregaban información, no mostraban los permisos, ni el cumplimiento de las normas.

“La concesión no es una carta de impunidad y tienen que cumplir con todas las normas y si no las cumples no puedes sacar el carbón, aunque sea tuyo”, concluyó la activista.

ENTÉRESE
> El exalcalde Antonio Nerio ha intentado comprar las casas de las familias que habitan en ese sector.