Las 3 mineras y 4 industrias emiten al año 421 mil toneladas de bióxido de carbono al ambiente

Con 7 consorcios más deberían pagar impuesto ambiental de 19 mil mdp al año, pero interponen amparo
Foto

Vista panorámica de la mina Peñasquito, propiedad de la canadiense Goldcorp, ubicada en Mazapil, Zacatecas. Según la Secretaría estatal de Economía, es uno de los yacimientos mas contaminantes en el estadoFoto Alfredo Valadez
Alfredo Valadez Rodríguez
Corresponsa
Periódico La Jornada
Martes 28 de febrero de 2017, p. 25

Zacatecas, Zac.

Las empresas del sector minero-metalúrgico son las que más emisiones de bióxido de carbono (CO2) producen en la entidad, sostiene el estudio Estimación de impuesto ecológico, de la Secretaría de Economía de Zacatecas (Sezac).

Según el análisis, las cuatro empresas operadas por Grupo Peñoles y Fresnillo PLC, propiedad de Alberto Bailleres, emiten cada año a la atmósfera mil 124 toneladas de bióxido de carbono (CO2); las dos mineras de Grupo Frisco, pertenecientes a Carlos Slim Helú, liberan 90 mil 792 toneladas de esa sustancia tóxica, y Peñasquito, de la canadiense Goldcorp, 329 mil toneladas.

Según el Atlas final de emisiones de CO2 –elaborado en 2012 por la Secretaría de Energía, la Comisión Federal de Electricidad y la Agencia Internacional de Energía, la industria metalúrgica, siderúrgica y metalmecánica (que involucra al sector minero), ocupa en México el cuarto lugar entre las principales industrias que son fuentes fijas de contaminantes por la emanación de bióxido de carbono. Le siguen la generación de energía eléctrica, las industrias del gas, petróleo y petroquímica, y de cemento y cal.

El documento de la Sezac contiene información que las mineras dan de forma voluntaria a dependencias del gobierno federal y locales. Con base en esos datos se hizo una estimación del monto que cada compañía debería pagar este año por los conceptos de contaminación del aire, suelo, subsuelo y agua.

Para el caso de las emisiones de CO2, el gobierno de Zacatecas determinó en la miscelánea fiscal 2017 –aprobada por el Congreso estatal–, cobrar 250 pesos por cada tonelada de CO2 que se emita a la atmósfera.

También se grava a las mineras por la contaminación generada por otras sustancias tóxicas y metales pesados, como budateno, formaldehídos, mercurio, óxido nitroso, plomo, arsénico, cromo, níquel y cadmio.

Según la Ley de Ingresos de Zacatecas 2017, el impuesto ecológico se aplicará a todas las industrias extractivas que derivado de su actividad productiva contaminen el suelo, subsuelo, agua y atmósfera, o en su caso generen depósitos o almacenamiento de residuos.

Con base en el Balance metalúrgico, elaborado con datos de las mineras que operan en Zacatecas, los cuatro enclaves mineros de Alberto Bailleres –minas Fresnillo, Saucito, Sabinas y Madero (todas subterráneas)– extraen en conjunto al día 19 mil 321 toneladas de materiales, con distintos porcentajes de riqueza mineral.

De las minas El Coronel (a tajo abierto) y Tayahua (subterránea con proyecto aprobado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales para convertirla a cielo abierto), de Carlos Slim Helú, se obtienen a diario 45 mil 140 toneladas de material del subsuelo.

La canadiense Goldcorp remueve todos los días de su mina Peñasquito, ubicada a cielo abierto en el municipio de Mazapil, 102 mil 806 toneladas de materiales.

Los volúmenes totales de extracción incluyen en los casos referidos rocas estériles, en su mayoría, sin utilidad ni valor, así como terreros con un importante contenido de oro, plata, plomo, cobre y otros minerales metálicos y no metálicos de alto valor comercial, como el zinc; éstos son recuperados por distintos procesos metalúrgicos.

Otras compañías obligadas a pagar impuestos ecológicos, incluidas en el cálculo de la Sezac, son la estadunidense Firsth Majestic, que posee dos minas en el municipio de Chalchihuites: El Toro y La Parrilla; las canadienses Panamerican Silver y Excellon Resources, ubicadas en Chalchihuites y Miguel Auza, respectivamente, y las plantas Jales del Centro SA de CV y Contracuña-Santa Cruz.

Según el texto de la Sezac, con el cobro de impuestos a estas 13 compañías mineras que operan en Zacatecas ingresarían a las arcas del estado 19 mil millones de pesos al año, que podrían ser invertidos en infraestructura carretera, hospitalaria y urbana, así como en el sector educativo.

Las minas de Alberto Bailleres pagarían 2 mil 920 millones de pesos; las de Carlos Slim Helú, 4 mil 519 millones de pesos, y Goldcorp, 11 mil 202 millones de pesos, con las otras empresas harían un total de 19 mil millones de pesos.

Sin embargo, el gobierno de Zacatecas, a cargo del priísta Alejandro Tello, atenuó sustancialmente el cobro de estos nuevos impuestos y ofreció una reducción de 75 por ciento sobre el monto total a pagar, como estímulo fiscal. Así, dejó la cifra en 5 mil 702 millones de pesos.

Pero los dueños de los enclaves mineros no aceptaron el pago de ningún impuesto ecológico e interpusieron varios amparos para eludirlo.

La semana pasada la Suprema Corte de Justicia de la Nación dio entrada a trámite a una controversia constitucional promovida por la Presidencia de la República contra el gravamen ambiental en la entidad.

http://www.jornada.unam.mx/2017/02/28/estados/025n1est