The requested block type of 'navigation' does not exist or is disabled.

The requested block type of 'sab-icons' does not exist or is disabled.

La ciudad tragada por la tierra

Suecia

La erosión provocada por la mina de hierro de Kiruna obliga a trasladar esta localidad sueca

La ciudad tragada por la tierra
Riqueza bajo el hieloConstruida a principios del siglo XX para explotar las riquezas del subsuelo de la zona, Kiruna ha emprendido “la mayor reubicación urbana del mundo”. Abajo, una familia de indígenas sami, los habitantes originales de la región (vichie81 / Getty Images/iStockphoto)

Núria Vila | Malmö, Suecia. Servicio especial 21/05/2020 01:00 | Actualizado a 21/05/2020 10:34

La madrugada del lunes, los vecinos de Kiruna, la ciudad más septentrional de Suecia, se despertaron sobresaltados. No fue el habitual estruendo de las explosiones controladas de la mina de hierro lo que les alteró el sueño –a esto ya están más que acostumbrados–, sino un terre­moto, el más intenso que han vivido hasta ahora estas contradas laponas. Con una magnitud 4,1 en la escala de Richter, la sacudida fue provocada por la actividad minera, y un nuevo aviso de que a Kiruna se la traga la tierra. Las enormes reservas de mineral de hierro que atesora el subsuelo de esta ciudad son su razón de ser; su principio y, ahora también, su final. O, mejor dicho, su transformación.

Ubicada a unos 150 kilómetros por encima del círculo polar Ártico, la ciudad nació a principios del siglo XX junto a Kiirunavaara, la mon­taña que contiene la mayor y más rica mina de hierro del mundo, fuente de riqueza de la zona y de todo el país, alrededor de la cual se ha desarrollado una urbe de unos 20.000 habitantes. La empresa estatal LKAB gestiona desde entonces el yacimiento, del que se extraen 26 millones de toneladas anuales de mineral de hierro, una cifra que supone el 90% de todo el que se consume en la Unión Europea.

Pocos se quejan de los problemas mientras siga la actividad minera, salvo la naturaleza y los samis

El hierro de Kiruna es el más puro del mundo, pero cada vez es más ­inaccesible y hay que perforar más adentro para poder seguir extrayéndolo. Los mineros han cavado túneles y galerías tan profundas que se ha generado una enorme grieta bajo el centro de la ciudad, que se está ensanchando y acercando cada vez más al centro urbano. Para evitar el derrumbe de la población debido a esta “deformación terrestre” –como la denomina la compañía– Kiruna ha emprendido “la mayor reubicación urbana del mundo”: el traslado del centro de la ciudad unos tres kilómetros al este, alejándolo de la zona peligrosa. Es la solución que la empresa y el municipio han encontrado para poder man­tener la actividad minera, de la cual dependen dos tercios de los residentes y a la que prácticamente nadie está dispuesto a renunciar.

Según la ley, quien provoca el ­daño ambiental es quien tiene que pagar por él, así que LKAB es quien financia este traslado a gran escala. Hasta el momento, la empresa ha pagado alrededor de 1.000 millones de euros y tiene provisionados otros 1.000 millones más. “Mucha gente pregunta si LKAB puede permitirse pagar la transformación urbana. La respuesta sencilla es que mientras tengamos operaciones mineras deberemos ser capaces de hacerlo”, afirma la compañía en su web.

Ya en los años setenta empezaron a aparecer indicios de erosión, pero no fue hasta 2004 que LKAB notificó a las autoridades locales que la minería afectaría en gran medida el área urbana. Un par de años después, se decidió la ubicación del nuevo centro. Este proyecto faraónico incluye la mudanza de 6.000 vecinos, a quienes LKAB ofrece comprar su casa por el precio de mercado más un 25%, o un nuevo hogar en la nueva zona. Se calcula que al menos 1.100 edificios deberán ser demolidos, pero se preservarán una veintena de construcciones históricas. La zona afectada incluye 3.000 hogares y cerca de 450.000 metros cuadrados de locales comerciales e instalaciones públicas, entre ellos una escuela, un hospital, cinco hoteles y el Ayuntamiento. La construcción del Consistorio ha sido uno de los grandes hitos, y un proyecto arquitectónico independiente. El nuevo edificio se inauguró en agosto de 2018 y simbolizando de alguna forma la fundación de la nueva ciudad. La primera fase del centro urbano debería estar terminada durante el año que viene, con la previsión de completar el proyecto en 2035.

Pocos se han quejado de los inconvenientes mientras pueda seguir la actividad minera. Excepto la naturaleza, que sigue enviando sus señales. Y los samis, los indígenas de esta región lapona, a menudo silenciados. Fueron los principales damnificados del descubrimiento de esta fuente de riqueza oculta bajo la tierra que han habitado durante miles de años. La actividad mi­nera ha perturbado su tradicional modo de vida, basado en la pesca y el pastoreo de renos, y un siglo después siguen luchando para preservar sus derechos. Reclaman tener voz y voto en las decisiones que se tomen en sus territorios, así como participar de los beneficios gene­rados por los recursos extraídos de sus tierras y compensaciones por los daños causados.

Mientras que Finlandia y Noruega ya tienen en marcha sendas comisiones de reconciliación con el pueblo sami, en Suecia esto sigue pendiente. Sobre la mesa pesa, entre otros, el derecho a gestionar los recursos naturales.

https://www.lavanguardia.com/internacional/20200521/481307014901/la-ciudad-tragada-por-la-tierra.html

Leave a reply

Suscríbete a la lista de información sobre minería:

¿Quieres recibir las notas de prensa e información sobre el tema de minería en México?
Escribe a: inforema.mexico@gmail.com y te daremos de alta en nuestra lista de información.

Creative Commos, 3.5 No derivadas. Red Mexicana de Afectados por la Minera. 2010-2013

contador de visitas