Foto de:Norte

 

Miroslava Breach Velducea.
Norte
2011-09-18
Chihuahua, Chih.- La Sierra Tarahumara se ha convertido en el principal atractivo para las compañías mineras extranjeras que cuentan con más de 50 proyectos para nuevas minas a tajo abierto, debido al alto potencial de la región para la extracción de oro y plata.

 

Miles y miles de hectáreas de zonas boscosas,� pobladas de pino y encino; otras donde se ubican manantiales naturales, arroyos que alimentan los ríos y corrientes de agua subterráneas que bajan de las montañas a los valles de Chihuahua, Sonora y Sinaloa, están siendo removidos para construir las grandes minas a cielo abierto que dinamitan miles de toneladas de roca, la muelen, la someten a un proceso química de lixiviación y colocan el material de desechos en nuevas montañas que transforman el paisaje serrano.

 

En el negocio de la minería, las compañías exploradoras se han dedicado a comprar los viejos denuncios mineros de la sierra y a obtener nuevo permisos para barrenar decenas de miles de hectáreas, sobre los que podría construirse una nueva mina a mediano y largo plazo.

 

«Basta que detectemos una cantidad de 0.2 gramos de oro por tonelada de roca molida para que un proyecto de minería a cielo abierto sea viable. El precio internacional del oro los hace viables económica y financieramente. En proyectos de minado subterráneo se requiere un mínimo de 0.3 a 0.5 gramos para una inversión», dice el geólogo José Manuel Váldez, Jefe de Proyectos de Exploración de Paramot Gold Silver, que está evaluando más de 60 mil hectáreas de terrenos en los municipios de Urique, Guazapares y Chínipas.

 

LA NUEVA FIEBRE DEL ORO

 

El auge minero ha traído a Chihuahua decenas de proyectos de inversión, algunos que están a la espera de concretarse otros ya en plena explotación. La gran mayoría son de inversión Canadiense, Norteamericana o Australiana.

 

Actualmente proyectos como la Mina de Ocampo, explotada por la canadiense Gammon Lake; El Sauzal, de la canadiense Glamis Gold, Dolores, de la Mine Finders; Pinos Altos, de Agnico Eagle Mines Limited; Palmarejo de la norteamericana, Coreu d»Alene Mines Corporation, además de los nuevos proyectos en los municipios de Guadalupe y Calvo, Balleza, Guazapares, Batopilas, con una inversión de 530 millones de dólares que fueron dados a conocer por el Gobernador, César Duarte Jáquez, en mayo pasado.

 

Sólo que la nueva fiebre del oro, tienen un alto costo ambiental para la Sierra Tarahumara y las empresas que se dedican a la extracción practican la minera a tajo abierto por ser el método más económico. Es también el menos regulado en México.

 

Cientos de toneladas de dinamita se utilizan diariamente en la Sierra Tarahumara para volar los cerros. La primer consecuencia de esto son� toneladas de polvo mineral que forman nubes sobre los poblados y van y se depositan sueltos en las corrientes de agua.

 

El segundo inconveniente es el método de lixiviación con Cianuro, para lo que se construyen granes presas donde se coloca el minera triturado y el rociado con los químicos para separar el oro y la plata.

 

«Para obtener una onza de oro-plata con un contenido de 0.2 gramos por tonelada es necesario remover y moler 160 toneladas de roca», dice el geólogo José Manuel Valdez.

 

Las compañías mineras están poco reguladas por la legislación mexicana. La Semarnat se concreta a otorgar los permisos de uso de suelo, a pedir a las empresas que replanten árboles en reposición de los que hayan derribado en las zonas de exploración o construcción de mina. No más.

 

En julio pasado, los habitantes de Palmarejo, en el municipio de Chínipas, pararon por tres días las actividades de la mina de la empresa Coreu d»Alene Mines Corporation, con una serie de demandas, entre ellas los presuntos daños ambientales ocasionados por la compañía en la salud de la comunidad, sometida al polvo y los malos olores que producen las presas de jales.

 

El Director de Minería del Gobierno del Estado, Luis Alba Solís, fue el negociador entre los inconformes y la empresa. Además de satisfacer demandas de carácter económico, el funcionario se comprometió a que instituciones académicas de reconocido prestigio, realizarían un estudio de impacto ambiental a más tardar a mediados de agosto. Ha pasado un mes y nadie llegó a la comunidad� para revisar la situación.

 

Los ejidatario de Huisopa que conviven en torno a la mina Dolores, en el municipio de Madera, soportan desde hace varios años los problemas de contaminación que genera la empresa. Han documentado con videos, fotografías e interpuesto denuncias ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) los derrames de cianuro de las presas y nunca han obtenido respuesta.

 

El profesor Dante Delgado, un maestro rural de la zona, ha denunciado el acoso del que es objeto por empleados de la empresa minera,� debido a su constante actividad en defensa del ambiente, de los derechos de los ejidatarios y de los dueños originales del denuncio minero, que años, le entregaron a Liébano Sáenz los documentos para que hiciera unos trámites, y él presuntamente vendió los derechos a la empresa Mine Finders, por lo que ahora recibe un porcentaje de la extracción de oro, en base al despojo de los dueños legítimos.

 

EL PARAISO FISCAL.

 

«México debe contar con leyes que permitan cobrar realmente un impuesto por la extracción de minerales y con ese ingreso poder resarcir daños en salud y al medio ambiente en las comunidades donde explotan minas, consideró la diputada federal del PRD, Claudia Edith Anaya Mota, secretaria de la Comisión de Hacienda, durante su intervención en el Foro «Plata para México», organizado por ese partido en Zacatecas.

 

La legisladora fue clara: las empresas minera en México viven en un paraíso fiscal. Se llevan los recursos naturales del país y no pagan un impuesto por extracción, únicamente un derecho y sus declaratorias de IVA e ISR con muchas ventajas.

 

Peor aún, dijo, ese� derecho que pagan es barato en comparación con otros países, «eso hace que tengamos en este país cantidad de empresas extranjeras que vienen a sacar el recurso natural, porque así está en la ley, y nada regresan a la comunidad», afirmó en su ponencia durante le foro Plata para México.

 

Informó que existe una iniciativa de ley de legisladores federales del PRD, para que ese derecho que ahora se cobra se convierta en un impuesto especial para solventar la problemática en materia de salud, medio ambiente y para que los municipios en donde se localizan las empresas, tengan posibilidades de desarrollar políticas sociales públicas y fortalecer sus finanzas..

 

Durante el foro Plata para México, especialistas y legisladores revisaron la situación en torno al auge minero del país, a donde están llegando capitales extranjeros, principalmente canadienses.

 

«Canadá tienen recursos mineros superiores a México, porque sus empresas no explotan minas allá». Porque su legislación es especialmente cuidadosa en el cuidado del ambiente. Los obliga a asumir compromisos de largo plazo con los habitantes de las comunidades y a resarcir los daños. En cambio aquí pueden dejar devastación, enfermedad y pobreza y nadie les dirá nada», sostuvo la geóloga, especialista en minas, Dolores Beltran de la UNAM.

 

VENENO AMBIENTAL.

 

Las empresas mineras extranjeras que operan en Chihuahua utilizan mensualmente cientos de toneladas de dinamita y cianuro.

 

Solo� una de ellas, Compañía Minera Dolores, filial de la canadiense Mine Finders, declaró oficialmente que utiliza 300 toneladas mensuales de Cianuro, 3 mil 600 al año. Parte de ese cianuro se recupera en un circuito cerrado, pero en las presas donde se realiza el proceso de lixiviación de producen lodos, y derrames que no se controlan adecuadamente y van a dar al subsuelo por filtración o por arrastre a las corrientes de agua de la región.

 

Todas las comunidades aledañas a las empresas mineras en los municipios serranos tienen una queja en común: hay mortandad de reses, venados, pájaros, y de toda clase de fauna que tiene contacto directo o indirecto con los residuos de la actividad minera.

 

Familias enteras de comunidades como Palmarejo, el pueblo de Dolores, Ocampo, entre otros, reportan alergias en piel y membranas debido a las nubes de polvo minera que se disgrega a diario por las zonas.

 

http://nortedigital.mx/noticias/agendanorte/34195/