Opinión


Por: Ubaldo Tejada Guerrero (*)

China es un gigante de la minería en el mundo, no solo en cuanto a producción y reservas, sino que paradójicamente también como consumidor de minerales, lo cual lo ha convertido en un importador neto. Esto ha llevado a las empresas mineras chinas a invertir en operaciones mineras en todo el mundo, en el marco de una estrategia para asegurar el suministro de materias primas en la cual Latinoamérica desempeña un papel importante. La liquidez de las empresas y de los mercados de capitales chinos son otros factores detrás de esta tendencia.

América Latina se prepara a recibir cuantiosas inversiones en minería en 2012, dado que hay varios proyectos grandes en desarrollo y la región se mantiene como un destino atractivo de las multinacionales, para realizar exploraciones, pese a los desafíos propios a la industria y de algunos problemas de índole político de una Latinoamérica y el Caribe emergente, como la elección del alcalde de Bogotá (ex miembro del M19).

La inversión en la industria minera latinoamericana sumará US$327.000mn entre el 2011 y el 2020, dijo a BNamericas Juan Carlos Guajardo, director ejecutivo del Centro de Estudios del Cobre y la Minería (Cesco) de Chile, siendo el monto previsto es el más importante que haya registrado algún sector económico en Latinoamérica.

De la cifra se desprenden US$75.000mn para Chile, US$58.000mn para Brasil, US$56.000mn para Perú, US$22.000mn para Colombia, US$13.000mn para México, US$10.000mn para Argentina, US$7.000mn para Ecuador y US$4.000mn para Panamá.

En un período de alta demanda de materias primas, Latinoamérica mantiene sus ventajas competitivas, comparado con otras regiones como África y Asia a raíz del mayor equilibrio existente entre factores institucionales, geopolíticos y mineros.

Debido a la recalcitrante volatilidad que han mostrado los mercados bursátiles en los últimos tiempos, el oro brilla más que nunca y América Latina parece destinada a jugar un papel protagónico en satisfacer la insaciable demanda por el metal amarillo, por parte del capitalismo global, ¿Nuevo dorado?. La región ha sido el destino predilecto de las empresas exploradoras de oro de todo el mundo durante más de un decenio (y es probable que siga siéndolo en 2012).

El precio de los metales se mantiene fuerte, pero en algunas partes de América Latina las compañías mineras se preguntan de dónde sacar más agua para poder extraerlos y procesarlos. La escasez de recursos hídricos puede poner en duda la construcción y ampliación de nuevas operaciones mineras, por ello se pretende utilizar las lagunas naturales.

Brasil, en calidad de mayor economía de América Latina, miembro del grupo BRIC y sede de las futuras celebraciones del Mundial de Fútbol y de los Juegos Olímpicos, tiene viento en popa. Además de experimentar un crecimiento notorio (cuarta economía mundial) y un auge en las inversiones, el país rebosa de recursos naturales y posee las reservas de mineral de hierro más grandes del mundo, estimadas en 29.000Mt de mineral que contendrían 16.000Mt de hierro.

Perú, es un país de gran potencial de biodiversidad y riqueza mineral, con un gobierno de Ollanta Humala, pro-minería y una tradición minera establecida. Suena lindo, pero el malestar de las comunidades y selváticas frente a las operaciones mineras, es un desafío constante para las empresas que operan en el país. Algunos operadores mineros han sido capaces de mantener excelentes relaciones con los lugareños, mientras que a otros se les ha hecho más difícil por distintas razones, pero que el 2012 pueden avivarse los conflictos.

Las inversiones en exploración en Perú han registrado un aumento sostenido en los últimos años, alcanzando los US$615 millones y con un récord de 1,8 millones de metros en perforaciones exploratorias en el año 2010. Sin embargo, para poder seguir este camino de crecimiento en forma óptima, el sector minero y el gobierno en Perú tendrán que superar algunos obstáculos, relacionado con las comunidades andinas y selváticas.

INDICADORES A TENER EN CUENTA EL 2,012

El primer indicador, es el alza en los precios mundiales de la energía eléctrica y la creciente preocupación que suscita la necesidad de garantizar el suministro energético están produciendo un resurgimiento de la electricidad nuclear y potenciando una mayor demanda de uranio. Por consiguiente, los crecientes precios del combustible nuclear han desatado una notoria expansión de los programas de exploración de uranio en Latinoamérica, sobre todo en Argentina y Perú.

El segundo indicador, es el alza en los precios de los alimentos, el rápido crecimiento de la población en muchas naciones en vías de desarrollo, el cambio climático y los biocombustibles, que han aumentado la demanda de cultivos como el maíz, la soya y la caña de azúcar, han impulsado la demanda de fertilizantes a nivel mundial.

El tercer indicador, es el precio del oro está por los cielos. Este mineral ha alcanzado niveles históricos en cualquiera sea la divisa con la que se mida: Dólares estadounidenses, euros o yenes. Además, algunos de los mayores productores del mundo obtienen parte significativa de su producción a partir de minas latinoamericanas. Es importante plantearnos las siguientes preguntas: ¿Cuáles son las principales fuerzas que están impulsando la fiebre del oro? ¿Serán sustentables en el tiempo? ¿Cuál es el papel de Latinoamérica en el contexto global de la industria aurífera? El estado de las minas existentes, los nuevos proyectos en carpeta, la exploración, y los desafíos que enfrenta la industria del oro en Latinoamérica.

El cuarto indicador, es que a partir de la década de los 90, las relaciones entre las empresas mineras y las comunidades nativas de las zonas donde operan comenzaron a hacerse más complejas, con un claro incremento en la conflictividad y la frustración de varios proyectos. El tema está marcando la agenda de las empresas mineras en algunos de los principales países productores. Mientras tanto, los ejecutivos de la industria recién están aprendiendo a lidiar con él, con la complicidad de algunos gobiernos y los grupos nativos de poder económico en Latinoamérica.

(*)ANALISTA GLOBAL – utguerrero31@yahoo.es

http://connuestroperu.com/actualidad/punto-de-vista/15-opinion/23175-idorado-latinoamericano