Megaminería: firma de Canadá tendría intereses en Malvinas

por | Ene 27, 2012 | 0 Comentarios


Así lo aseguraron diputados nacionales de la UCR, que pidieron ayer a la Justicia que evite que La Rioja continúe con el contrato minero para la exploración del Famatina

Viernes 27 Enero de 2012 |

LA RIOJA.

Dos diputados nacionales por la UCR pidieron ayer a la Justicia Federal que evite que el gobierno riojano siga adelante con el contrato minero para la explotación del Famatina, ya que la empresa canadiense a cargo tendría intereses en las Islas Malvinas, algo que está prohibido por una ley nacional.

La canadiense Osisko es la firma que celebró un contrato con el Estado riojano para explorar parte del cordón del Famatina en busca de oro, pero que aún no logró comenzar con los trabajos a causa de una protesta, que impide el paso de vehículos hacia la zona del yacimiento.

Los diputados nacionales Julio Martínez e Inés Brizuela y Doria, acompañados por la ONG Conciencia Solidaria, se presentaron ayer ante el Juzgado Federal de La Rioja para pedir que se haga cumplir la ley 26.659/2010. Esa norma “prohíbe a los estados nacionales, provinciales y municipales, contratar firmas que tienen interés, filiales o conexiones con empresas que se encuentren explorando por hidrocarburos en Malvinas”, explicaron. En su presentación le pidieron también a la Justicia que “desentrañe los vínculos accionarios existentes y/o que pudieran existir entre los inversores institucionales y empresas controlantes de Osisko Mining Corporation y las compañías petroleras Rockhopper Exploratión, Desire Petroleum Plc, Falkland Oil and Gas, y Borders & Southern Petroleum”, que están trabajando en las islas usurpadas. “La trama de intereses minero-petroleros y sus vínculos con el poder político argentino debe ser profundamente investigada”, consideró Martínez.

Ayer  la capital riojana fue sede de una nueva movilización contra la megaminería.

Siguen los cruces verbales con Gran Bretaña

BUENOS AIRES. El secretario de Defensa británico, Gerald Howarth, acusó ayer a Argentina de “belicosidad”, mientras que el Gobierno Nacional advirtió sobre la “depredación” de recursos en las Islas. Además, el ministro de Energía británico, Chris Huhne, calificó ayer como “decepcionante” la campaña de prospección petrolera en las Malvinas que están llevando a cabo varias empresas

Huhne no consiguió levantar el ánimo de los legisladores, pese a que afirmó que no descartaba que “eso puede cambiar en el futuro”, mientras que otro funcionario británico aseguró que la Argentina tiene “belicosidad”.

En tanto, el canciller argentino, Héctor Timerman, habló de la “depredación” de los recursos naturales por parte de las firmas autorizadas por el gobierno británico en la misma línea que lo hizo la presidente Cristina Fernández cuando denunció que “están depredando nuestros recursos naturales, nuestro petróleo y nuestra pesca”.

En una intervención ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, el ministro recordó que las Naciones Unidas resolvieron en 1965 que no se podía introducir elementos que alterar en la situación vigente al momento del conflicto hasta que se resuelva la disputa de soberanía.

Desobedeció a la Onu
Afirmó que desde entonces Gran Bretaña “desobedeció a la ONU y apostó a explorar, explotar y beneficiarse de los recursos renovables y no renovables, que pertenecen al pueblo argentino”.

Timerman advirtió que esa explotación “implica un severo riesgo ambiental ante la eventualidad de que ocurra un accidente, como los que ya se produjeron en el Golfo de México y el Mar del Norte” con severos derrames de petróleo extraídos en plataformas móviles, a cargo de empresas británicas. El canciller dijo que mientras Gran Bretaña se encuentra a 14.000 kilómetros de las islas, la Argentina sólo se encuentra a 700, por lo que “cualquier daño ecológico nos va a afectar básicamente a nosotros y los países del Mercosur”.

También la Comisión de Relaciones Exteriores aprobó por unanimidad un proyecto de declaración en que expresa la “condena a todos los actos que impliquen exploración o explotación de recursos naturales renovables y no renovables en territorios ilegalmente ocupados” por el Reino Unido.

Además, Nación  y el Senado rechazaron la estrategia británica que habla de autodeterminación de los Kelpers

Howarth, acusó a la Argentina de “belicosidad”, aunque aclaró que los argentinos “no tienen ni la capacidad ni la intención de repetir la locura de 1982”. Y aseguró que las fuerzas de su país podían hacer frente a otra eventual ofensiva contra las Malvinas

El funcionario habló al responder a un diputado que le preguntó en la Cámara de los Comunes si los drásticos recortes en materia de Defensa comprometían la capacidad del Reino Unido para defender las Islas Malvinas 30 años después de la guerra entre los dos países.

Greenpeace con dura respuesta

La directora política de la organización ambientalista Greenpeace, Eugenia Testa, denunció ayer que en el Gobierno “la política ambiental ha brillado casi por su ausencia” y que resulta “preocupante” que no haya intervenido aún en El Famatina (La Rioja), donde sus pobladores resisten una explotación minera a cielo abierto. Testa salió a responder las afirmaciones realizadas ayer por la presidente Cristina Fernández, quien en su reaparición en la función pública tras la operación de tiroides, cuestionó que las organizaciones ambientales no hayan denunciado la depredación que realizaría el gobierno británico en las Islas Malvinas. La directora de Greenpeace señaló que las denuncias se realizó “a varios gobiernos” nacionales sobre la depredación en el Atlántico Sur.

Y sostuvo que “es preocupante» la inacción del Gobierno en Famatina.

http://www.territoriodigital.com/notaimpresa.aspx?c=1492846711028507

 

Comparte:

Más noticias