14/02/2012

Los proyectos mineros proliferan en América Latina, así como la oposición a ellos por conflictos ambientales; Perú no es la excepción en esta puja millonaria

Las compañías, no obstante, han encontrado una oposición y movimientos en su contra como nunca antes, violentas en varias ocasiones

Desde México a Argentina, pasando por suelo peruano, la minería pretende continuar su camino exploratorio con mega proyectos que, si bien llevan más trabajo y oportunidades, corren el peligro de dañar el ecosistema.

En el actual esquema, las empresas mineras procuran muchas veces mover pueblos enteros, secar lagos y talar bosques para extraer oro, plata, cobre, zinc o hierro. Las compañías, no obstante, han encontrado una oposición y movimientos en su contra como nunca antes, violentas en varias ocasiones. Las poblaciones tienen ahora más conciencia del medio ambiente y, también, buscan su tajada en el negocio.

“Es cierto que hay una nueva consciencia ambiental entre los pobladores. Pero también la gente se está dando cuenta de las ganancias extranormales que deja la minería y quiere que parte de ellas se queden en su región”, señaló Juan Carlos Belausteguigoitia, economista ambiental del Banco Mundial (BM) para América Latina y el Caribe.

América Latina, de acuerdo al BM, concentra el 30% de las nuevas inversiones mineras a nivel mundial. Para Perú, Chile o Colombia este sector representa hasta el 20% del PBI.

El gobierno peruano de Ollanta Humala se encuentra bajo presión por las movidas anti mineras, sobre todo porque durante la campaña electoral sostuvo un discurso contrario a los grandes proyectos y hoy le abre las puertas a estas empresas. Esta semana, el presidente pidió a las compañías que suspendan sus operaciones para una revisión medioambiental que durará un mes. La medida incluye a empresas como Hochschild Mining y HudBay Minerals.

Estos días está llegando a Lima la “marcha nacional del agua” integrada por organizaciones de campesinos, indígenas y movimientos sociales, para defender el derecho al agua y solicitar al gobierno que modifique su política ambiental y minera.

Los manifestantes provienen de varios puntos del interior del país, principalmente del noroeste, donde el presidente Humala debió decretar el estado de emergencia tras semanas de disturbios en contra del proyecto Conga en Cajamarca. Esta iniciativa de la compañía Yanacocha cuenta con una inversión de 4.800 millones de dólares; quedó suspendida a la espera de que tres peritos extranjeros realicen los estudios de impacto ambiental (EIA).

La polémica ha estado presente en Panamá –incidentes por un yacimiento con 17 millones de toneladas de cobre con dos muertos-, y en Argentina –suspendidos dos proyectos acuíferos en Famatina-.

La principal crítica de los ambientales se concentra en los millones de litros que se utilizan para una mina y el uso de cianuro “altamente contaminante”, como en el caso de las minas a cielo abierto, para separar el oro de la roca.
________________________________________
Fuente: Con información de ElComercio.pe, AFP y Agencia EFE
http://noticias.universia.edu.pe/en-portada/noticia/2012/02/14/911442/mineria-examen.html