Ángel Méndez/Quadratín
03.03.2012 11:15

Foto: Especial

AQUILA, Mich., 3 de marzo de 2012.- La Comunidad Indígena de Aquila mediante un comunicado emitido este viernes, dio respuesta a la información difundida el miércoles anterior por la empresa minera Ternium, donde destaca la disposición de este pueblo nahua a negociar en cuanto se den las condiciones requeridas para ello.
Por su importancia, se reproduce textualmente el comunicado enviado por la Comunidad Indígena de San Miguel Aquila:
C O M U N I C A D O
La Comunidad Indígena de San Miguel Aquila, con motivo de la información difundida este miércoles 29 de febrero por la minera Ternium, en la que la empresa anuncia su decisión de declarar la suspensión temporal de las relaciones de trabajo en la mina culpando a los comuneros de esta acción suya, emite el presente COMUNICADO para precisar lo siguiente:
1.- El bloqueo a las instalaciones de la mina que explota Ternium en Aquila iniciado el 28 de diciembre de 2011, forma parte de la lucha social iniciada por la Comunidad Indígena de San Miguel Aquila desde 2010, en demanda del pago de una regalía por el mineral que se extrae de la mina ubicada en nuestro territorio comunal.
2.- Desde el inicio de nuestra lucha la Comunidad Indígena de San Miguel Aquila ha mostrado con hechos su voluntad de negociar y de llegar a un acuerdo con la minera Ternium, pero la empresa a la hora de pagar ha incumplido, y ahora se niega a reconocer el adeudo que tiene por concepto de regalías mineras de los años 2010 y 2011, cabiendo mencionar que en 2010 dieron un adelanto de lo correspondiente a ese año y después ya no siguieron pagando nada, por eso el bloqueo a sus instalaciones para obligarlos a pagar lo que deben por el concepto de regalías y otros compromisos.
3.- La minera Ternium adeuda a la Comunidad Indígena de San Miguel Aquila, el pago de 2011 y 2012 por concepto de ocupación temporal del terreno donde ubica la mina, por lo que todo trabajo que se realice en estas tierras es ilegal por no pagar la renta pactada, y le quita a la empresa el derecho de entrar a esta propiedad comunal.
4.- La minera Ternium responsabiliza a la Comunidad Indígena de San Miguel Aquila de la reducción de salarios y prestaciones a 148 trabajadores de la mina, pero no menciona que de estos, solo 45 son indígenas y los demás son gente de Colima y otros lugares; y además no menciona que al no pagar las regalías la empresa ha afectado durante dos años a 441 comuneros nahuas aquilenses y a sus familias, hecho por el que no demuestra preocupación alguna.
5.- La minera Ternium manifiesta “sorpresa” porque la Comunidad Indígena de San Miguel Aquila no acudió a la reunión pactada para el lunes anterior, y “por el incumplimiento de compromisos previamente aceptados por miembros de la comunidad y consensuados con el Gobierno de Michoacán, como preámbulo para instalar una mesa de negociación”, pero no informa nada del incumplimiento por parte de la empresa minera Ternium, del acuerdo también tomado ante autoridades federales, estatales y municipales, de que retirarían las denuncias en contra de la directiva comunal y de comuneros, y del retiro de la Policía Federal del territorio comunal, condiciones necesarias indispensables para poder sentarse a dialogar sin la presión de una fuerza represiva ni el temor de que nuestros líderes sean detenidos.
6.- La Comunidad Indígena de San Miguel Aquila responsabiliza a la empresa minera Ternium de la afectación a la región, y reitera su disposición a negociar en cuanto se cumpla con el retiro de las denuncias judiciales presentadas por la minera Ternium; se retire la Policía Federal de nuestro territorio comunal; y la empresa acceda a incluir en la negociación el pago de regalías de los años 2010 y 2011.
7.- La Comunidad Indígena de San Miguel Aquila reitera su demanda de un pago justo de 5 dólares por tonelada de mineral extraído de la mina ubicada en nuestro territorio, y se muestra abierta a aceptar propuestas superiores a los 3.30 dólares ofrecidos por la empresa minera Ternium.
8.- La Comunidad Indígena de San Miguel Aquila con base en las experiencias anteriores en las que se ha permitido trabajar a la minera Ternium con la promesa de que paralelamente se avance en una negociación sin haberse cumplido esto, rechazamos esta misma propuesta presentada de nuevo por la empresa.
Nuestra lucha social es por el futuro de nuestros hijos y por una comunidad digna con desarrollo social y económico con respeto a la ecología, y porque el aprovechamiento del recurso natural no renovable depositado por la naturaleza en nuestras tierras nos deje un beneficio, y no nos pase como en el municipio de Coquimatlán en el Estado de Colima, donde Hylsa Las Encinas – Ternium de México acabaron con el mineral de fierro existente en esa región y no dejaron nada a los coquimatlenses.
Sí, es cierto, estamos de acuerdo en lo que la empresa Ternium señala, no existe en estos momentos una actividad económica importante, el taxista se queja, el de la tienda se queja, pero precisamente así es como queremos evitar vernos en un futuro igual, porque así será el Aquila que tendremos dentro de diez años; de ahí que la lucha social que hemos emprendido como comunidad se justifica, porque no hay que olvidar que la empresa Ternium quiere continuar explotando un recurso no renovable, y que cuando se acabe quedaremos como comunidad en el desamparo, saqueados de un bien que debe beneficiarnos no solo con trabajos mal pagados, y porque no queremos vernos como en el caso de Pihuamo, Jalisco, cuando la minera Ternium se retiró temporalmente dejándolos inmersos en una crisis total, sin empleos ni derrama económica; o como el municipio colimense de Coquimatlán, donde la misma empresa Ternium extrajo todo el fierro de su mina y se va sin dejar ningún beneficio notable por haberse llevado el mineral que debió haber servido para que los coquimatlenses de ahora y sus hijos vivan mejor.
La ilegalidad la comete la empresa minera Ternium, pues a pesar de que existe una orden del tribunal agrario de colima para el cierre de operaciones la empresa Ternium continuó con sus actividades de explotación.
Insistimos en lo justo de nuestra lucha social, pues con ella queremos asegurar el futuro de nuestra familias porque tenemos el pleno derecho de aspirar a una mejor calidad de vida, y no vacilaremos hasta lograr lo que buscamos, que es el pago de regalías a un precio justo, para con ello tener la oportunidad de establecer en nuestra comunidad proyectos productivos que nos aseguren el futuro económico de nuestro hijos, esposas y población en general.

Muestran indígenas de Aquila disposición a negociar con Ternium