Por: Virginia González Melgarejo

2013-06-06 04:00:00

 

“Para producir un anillo de oro de 10

gramos se utiliza un kilogramo de cianuro,

suficiente para matar a 30 personas”

 

El 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, es el marco inigualable para dar a conocer una parte del pronunciamiento “en defensa del territorio, los recursos naturales y la autodeterminación de los pueblos”, que el pasado dos de junio se le dirigió desde la Sierra Norte de Puebla al Comisionado Nacional para el Diálogo con los Pueblos Indígenas, Jaime Martínez Veloz.

El documento menciona que las reformas al artículo 27 constitucional abren las puertas de par en par a la inversión extranjera y nacional y como resultado hoy 77 por ciento de las mineras en México son de capital canadiense y 16 por ciento estadounidense. Además, en las leyes secundarias se permite la inversión extranjera al 100 por ciento y a pesar de que la minería es una actividad de “interés público”, en realidad es mera actividad lucrativa. En el artículo 6 de la ley se menciona que la minería es una actividad económica preferente sobre todas las demás, presionando de esta manera a las comunidades indígenas y campesinas para que acepten el despojo de su tierra y recursos naturales, estos proyectos traen consigo graves conflictos sociales y la pérdida paulatina del tejido social, así como el deterioro del ambiente.

Entre 2005 y 2010, las empresas mineras obtuvieron ganancias de 552 mil millones de pesos y solamente pagaron un poco más del 1 por ciento en impuesto, lo que las convierte en empresas buitres que se llevan prácticamente todo. Durante los gobiernos del PAN, en 12 años se concesionaron más de 56 millones de hectáreas, tan sólo en el estado de Puebla Calderón otorgó 312 concesiones. Es un espejismo que la minería genere empleos, actualmente da trabajo a sólo 0.6 por ciento de la población económicamente activa, esto es a un poco más de 300 mil personas, trabajos que duran lo que dura el proyecto dejando tras de sí desolación social y un gran pasivo ambiental.

México es el segundo país en diversidad cultural, con 68 pueblos originarios, está en los 12 primeros lugares a nivel mundial de países biológicamente más diversos y en los cinco primeros de América Latina. Puebla ocupa el cuarto lugar a nivel nacional como estado pluriétnico y multicultural, sustentado en siete pueblos originarios y es la séptima entidad con mayor biodiversidad a nivel nacional. En Puebla se han concesionado mas de 60 mil hectáreas a los proyectos de muerte, minería, hidroeléctrica, termoeléctricas, ciudades rurales, gaseoductos, proyecto integral Morelos, eólicas, siembra de maíz transgénico, construcción de autopistas y libramientos, urbanización salvaje, etcétera.

Todo lo anterior se expone en la primera parte del documento y se hace una propuesta que compartiré con usted amable lector la próxima semana. ¡La sierra y la patria no se venden, se aman y se defienden! (Visite el sitio: voyconmorena.mx).

 

http://www.lajornadadeoriente.com.mx/columna/puebla/economia/pronunciamiento-de-zapotitlan_id_25358.html