Del activismo ambiental en México, Tren Maya y AMLO *

11 Jun, 2020

Rosa María O’Leary Franco **

Hermosillo, Sonora, México, 11 de junio de 2020, México Ambiental.- Escuchando al presidente Andrés Manuel López Obrador, en la mañanera de este 8 de junio de 2020, hubo algunas cosas que llamaron mi atención, entre otras cuando se refiere a los ambientalistas y a las ONG.

Le escuché con atentamente y efectivamente tenía razón en muchas cosas cuando se refiere a organizaciones no gubernamentales que recibían apoyos del gobierno y ambientalistas que servían de intermediarios.

Hablaré por lo que a nuestra ONG corresponde. En 1998 nos unimos un grupo ciudadanos libres, otros que pertenecían a asociaciones civiles, y ONG luchábamos en ese entonces contra el basurero tóxico CYTRAR filial de la empresa española TecMed que anunciaban ese tiradero con tecnología de punta.

Posteriormente conformamos una ONG llamada Ciudadanos por el Cambio Democrático, mucho se nos insistió para que lo registráramos ante la Secretaría de Relaciones Exteriores, cosa que se nos hacía una incongruencia, ser reconocidos por un gobierno contra el que luchábamos, ya que las autoridades competentes eran prácticamente los abogados de la empresa antes mencionada, eran los más férreos defensores de dicha empresa. Nos argumentaban que nuestra lucha no tendría valor jurídico al no ser reconocida por el gobierno; igual se nos dijeron que podíamos recibir apoyos del gobierno y de fundaciones extranjeras, pero analizando algunas de ellas nos dimos cuenta que muchas de estas fundaciones eran financiadas por las empresas petroleras contaminadoras, grandes corporativos y hasta por la CIA.

Nunca aceptamos y nunca recibimos ningún tipo de apoyo económico ni del gobierno ni de fundaciones nacionales o extranjeras. Hasta el día de hoy seguimos luchando a favor del pueblo sin necesidad del registro. Permanecimos unidos Academia Sonorense de Derechos Humanos y Ciudadanos por el Cambio Democrático, así como ciudadanos libres e integramos las ONG no Alineadas del Estado de Sonora.

No sabíamos cuántas ONG recibían ese tipo de apoyos, pero sí fui testigo de que el recibir apoyos económicos, silenciaba su crítica a los daños causados y a la complicidad del gobierno, ya que se sentían comprometidos o temerosos de perder los apoyos económicos.

De tal manera que, si bien es cierto que algunas ONG cumplen con sus objetivos a pesar de recibir apoyos económicos, mismos que aplican con honestidad, estas organizaciones al menos no hacen daño y en muchas ocasiones ayudan a los integrantes de luchas auténticas, también es cierto que otras ONG hacen de su activismo un modus vivendi, su falta de ética es vergonzosa.

En relación a lo que dice usted presidente López Obrador respecto al tren Maya no estoy de acuerdo, porque muchas organizaciones nos hemos opuesto ya que consideramos que ellos tienen que ser escuchados y porque hemos visto cómo los pueblos originarios son desplazados por los grandes hoteleros, despojados de sus tierras, de su agua, de su hábitat, de sus tradiciones y su cultura. Dirá que eso usted no lo permitirá, pero usted no es eterno y la codicia y la ambición sí, por otro lado a usted lo rodean varios de esos personajes que han sido beneficiarios de la corrupción de gobiernos anteriores, además siempre habrá seres humanos que persigan el poder para enriquecerse, engrandecerse a costa de los que sea, y pues, genio y figura hasta la sepultura.

Parece ser que usted a pesar de haber recorrido el país de punta a punta, no se ha dado cuenta de muchas luchas auténticas sostenidas por los lugareños que pretenden ser despojados y que al final terminan siendo despojados de sus tierras, engañados por empresas fraudulentas, sin embargo, algunos compañeros a pesar de un alto costo han triunfado, como por ejemplo la gran lucha que dio el pueblo de Zimapán, Hidalgo, donde la empresa española Abengoa-Befesa tuvo que irse.

Aquí en Sonora, una empresa canadiense intentó poner en Pitiquito una empresa cercana a los pozos que surten de agua a Caborca y Pitiquito, dicha empresa sería un tiradero de residuos de cianuro, pero Pitiquito dijo NO y fue NO. Igual pasó con algunos pueblos de nuestro territorio sonorense al que pretendieron siempre llenar de tóxicos, porque según “ilustres ambientalistas” decían que nuestro desierto tenía vocación para ello; de igual manera la Nación de los Tohono O’odha defendieron Quitovac de dichas empresas. Pero los grandes corporativos mineros nacionales y extranjeros han acabado con flora y fauna de nuestras montañas, de nuestro desierto, contaminado agua, ríos, aire y claro que se han denunciado, no solo en redes sociales sino en tribunales, y debe usted saber de la ruta crítica que tiene que recorrer el ciudadano para obtener justicia, porque un día usted también la recorrió.

Debe de recordar bien que Loma de Bácum es territorio sagrado de pobladores Yaquis, con gran dignidad Loma de Bácum ha defendido su territorio, no importa opinión de traidores, los que saben, los que aman sus territorios y sus tradiciones no han permitido las profanen. Gran ofensa y pérdida económica para los “inversionistas” que no pueden rodear el territorio porque les costaría según ellos, mucho dinero, luego entonces quieren salirse con su capricho, ya que no les importa o no pueden respetar a los dueños de la tierra, existe un gran menosprecio hacia nosotros especialmente de parte de corporativos extranjeros solapados por las autoridades competentes.

¿Qué pensarían, qué pasaría si pretendieran instalar cualquier negocio en el Muro de los Lamentos, o en la Plaza de San Marcos, en La Meca, o ya veo un gasoducto atravesando templos sagrados para quienes practican sus religiones, grandes, hermosas, antiguas edificaciones que tienen un gran significado en las diferentes culturas, tan grande como lo tiene la madre tierra, las montañas y los ríos, los animales del mar y de la tierra para nuestros ancestros, esos lugares que merecen el mismo respeto que los otros? ¡Lo sagrado no se vende!

Y aunque mis palabras le importen poco, o no le importen las tengo que decir, porque voté por usted y su deber es proteger a su pueblo, escucharlo, atenderlo y resolver de la mejor manera cualquier problemática.

* Es un texto tomado de la cuenta personal de Facebook de Rosa María O’Leary Franco. Agradezco a Talli Nauman, de Meloncoyote, compartirme este material. El título es de México Ambiental.

 
** Es una activista, originaria de Magdalena de Kino, Sonora. Se ha distinguido por involucrarse en el reclamo de justicia por justicia ABC, para la resistencia pacífica por no al gasolinazo, y contra los proyectos mineros rapaces que han saqueado los minerales de Sonora, y contaminado. Se recuerda su lucha y de otros ciudadanos contra la actividad minera en Cumpas, por la empresa Molymex; esta acción derivó en su reclusión. Es símbolo de la oposición a la instalación de megaproyectos contaminantes como el de confinamiento de residuos tóxicos, Cytrar. Y ha sido determinante en la lucha por un río Sonora limpio. Es Química Bióloga egresada de la escuela de Ciencias Químicas de la Universidad de Sonora, y ejerció su carrera en el Ejército Mexicano, en su estado natal, y en Chiapas.


https://www.mexicoambiental.com/del-activismo-ambiental-en-mexico-tren-maya-y-amlo/